Béns d'Avall, un restaurante con la personalidad de Benet Vicens y familia

Especialidad: Cocina mediterránea

Valorar:
preload
Jaume Vicens, la nueva generación de cocineros de la familia, flanqueado por sus padres y dueños del restaurante Béns d'Avall, Cati Cifre y Benet Vicens.

Jaume Vicens, la nueva generación de cocineros de la familia, flanqueado por sus padres y dueños del restaurante Béns d'Avall, Cati Cifre y Benet Vicens.

12-12-2016

El restaurante Béns d'Avall, dirigido por el chef Benet Vicens, recibe el nombre del hermoso rincón de la costa norte de Mallorca en el que está enmarcado, entre los municipios de Sóller y Deià. La terraza de Béns d'Avall se asoma sobre un acantilado, mientras la vista se pierde en el horizonte de un mar en calma, o bien en la espuma de las olas rompiendo salvajemente contra las rocas.

La cocina de Benet Vicens es un viaje por la gastronomía balear a través de recetas que dan el protagonismo al producto, respetando un equilibrio entre la tradición culinaria y la vanguardia. Catalina Cifre, su esposa, se encarga de la sala, mientras que Jaume Vicens, el hijo de ambos, ha seguido el oficio familiar al frente de los fogones, aportando savia nueva a uno de los mejores restaurantes de Mallorca.

Restaurante Béns d'Avall
El restaurante Béns d'Avall está abierto desde 1971. Recientemente, ha sido distinguido con dos soles Repsol en esta guía gastronómica, que destaca en su edición del 2017 la calidad de los platos y del servicio, cercano y amable.

El menú degustación está basado en el producto de mercado y local, como el cordero criado en las fincas de la misma Serra de Tramuntana en la que está situado el restaurante y el pescado de la costa Norte que se extiende a sus pies,  por citar solo algunos ejemplos de productos estacionales con los que padre e hijo realizan su alquimia para ofrecer una completa experiencia gastronómica.

Algunos platos que definen el estilo culinario de Benet y Jaume Vicens en el restaurante Béns d'Avall son Paté de cerdo negro mallorquín con trompetas y ensalada de otoño; Foie gras y magret salado, fino caldo de cocido, manzana de Orient (un pequeño pueblo de Mallorca) y gnocchi de setas; o Cordero de la Tramuntana (las montañas de la Isla) en dos texturas con berenjena rayada en dos texturas y col de otoño. Una cocina arraigada a la tierra y a la tradición de Mallorca, reinterpretada para el gourmet del siglo XXI.

Comentar

* Campos obligatorios
Advertencia

Recuerde que usted es responsable de todo lo que escribe y que se revelarán a las autoridades públicas competentes y tribunales los datos que sean requeridos legalmente (nombre, e-mail, IP de su ordenador, así como información accesible a través de los sistemas).

De momento no hay comentarios.