La Compañía Nacional de Danza homenajea a la zapatilla de punta

Valorar:
Visto 256 veces
preload
palma cultura  clase magistral bailarines  compañia  nacional danza

Un momento del ensayo de la Compañía Nacional de Danza, ayer en el Principal. Fotos: JOAN TORRES

04-07-2014
palma cultura  clase magistral bailarines  compañia  nacional danza  palma cultura  clase magistral bailarines  compañia  nacional danza   foto de jose carlos martínez

Al recalar en la Compañía Nacional de Danza (CND) como director en 2010, José Carlos Martínez (Cartagena, 1969) se encontró con un cuerpo de baile «de autor» dotado de una identidad muy marcada. Era el legado de Nacho Duato. Martínez, un bailarín clásico curtido en París durante 25 años, propuso en su llegada que la agrupación viajara por España y recuperara la tradición del repertorio clásico. Una de las escalas de la gira del espectáculo CND en Punta's , un tributo a la zapatilla de punta, es en el Teatre Principal de Palma, donde ayer debutó y hoy se despide, a las 20.30, como broche final de la temporada del teatro. La última vez que la Compañía Nacional actuó en Mallorca fue en el Auditòrium, en 1997.

CND en Punta's supone el primer programa desde hace 23 años en el que el hilo conductor es la zapatilla de punta. Distribuido en cinco fragmentos, la primera parte es «como un viaje a través de la historia de la danza, con Balanchine y Forsyhte, además del dúo Tres Preludios, que es la esencia de la representación», relata Martínez, autor de las dos coreografías del segundo acto, Delibe Suite y Sonatas . «La idea de todo esto es que en un futuro podamos interpretar los grandes títulos del repertorio clásico y a la vez mostrar la evolución que ha habido y las posibilidades que da ese icono del siglo XIX que son las zapatillas de punta», sigue.

Salarios

La precariedad laboral en la danza es algo patente a todos los niveles. «El salario de los bailarines de la Compañía Nacional es muy bajo. En la ópera de París un bailarín cobra unos 2.300 euros. El nivel de vida no es exactamente igual, pero es evidente que los bailarines en España y en la Compañía Nacional tienen un sueldo muy bajo. Y son la élite de la danza en nuestro país», reflexiona el director, quien reconoce que sus bailarines «están aquí por el proyecto y porque quieren trabajar con Forsythe, Balanchine y con los coreógrafos que tenemos. Si lo que quieren es ganar dinero se van de España y de la compañía. Están aquí por motivaciones artísticas».

Comentar

* Campos obligatorios
Advertencia

Recuerde que usted es responsable de todo lo que escribe y que se revelarán a las autoridades públicas competentes y tribunales los datos que sean requeridos legalmente (nombre, e-mail, IP de su ordenador, así como información accesible a través de los sistemas).

De momento no hay comentarios.