El Nobel de la paz defiende la guerra

«En ocasiones está justificado el uso de la fuerza», proclama Obama al recibir el galardón, días después de anunciar el envío de más tropas a Afganistán

| Oslo |

Valorar:
Visto 127 veces
preload
Barack Obama, premio Nobel de la paz, junto a su mujer, Thorbjoern Jagland, y los reyes de Noruega Harald V y Sonja antes del banquete.

Barack Obama, premio Nobel de la paz, junto a su mujer, Thorbjoern Jagland, y los reyes de Noruega Harald V y Sonja antes del banquete.

10-12-2009 | Reuters

El presidente de EEUU, Barack Obama, aceptó ayer el Premio Nobel de la paz en Oslo con un discurso en el que defendió la necesidad en ocasiones de ir a la guerra.

Con este mensaje el presidente hacía frente a la contradicción que resulta de recibir el premio cuando hace apenas diez días que ha dado órdenes para enviar 30.000 soldados más a Afganistán e intensificar así la guerra en el país asiático.

Ante una audiencia de un millar de personas, encabezadas por los reyes Harald y Sonia de Noruega, Obama -que recibió la medalla del premio que creara el sueco Alfred Nobel en 1906 entre más de un minuto de aplausos-, aludió también a la otra gran polémica en torno al galardón: que se le haya concedido cuando apenas lleva once meses en el cargo y sus logros concretos aún son limitados.

Así, reconoció que «mis logros son escasos» en comparación con otros galardonados anteriores e indicó que recibía el premio con «profunda gratitud y una gran humildad».

Pero gran parte de su discurso se centró en defender su decisión en Afganistán y la necesidad de combatir en guerras «necesarias».

Obama indicó que la guerra no debe glorificarse y su coste es «elevado», pero «los instrumentos de la guerra tienen un papel que jugar para mantener la paz».

Por mucho que se desee la paz, «la creencia de que es necesaria raramente es suficiente para lograrla», puntualizó Obama.

«Un movimiento no violento no hubiera podido detener a los ejércitos de Hitler. Las negociaciones no pueden convencer a los líderes de Al Qaeda de que deben deponer las armas», recordó el presidente estadounidense.

En este sentido, destacó también las alternativas a la guerra, como la imposición de sanciones «lo suficientemente duras como para hacer cambiar el comportamiento» de los países que hagan caso omiso de la voluntad internacional, como ocurre con los programas nucleares de Corea del Norte o Irán.

Obama aprovechó su discurso no sólo para rendir homenaje a Martin Luther King, uno de los héroes en los que ha buscado más inspiración y cuyo nombre repitió hasta seis veces: «Sé que no hay nada débil, nada pasivo ni nada ingenuo en las creencias y en las vidas de Gandhi y King», señaló.

Comentar

* Campos obligatorios
Advertencia

Recuerde que usted es responsable de todo lo que escribe y que se revelarán a las autoridades públicas competentes y tribunales los datos que sean requeridos legalmente (nombre, e-mail, IP de su ordenador, así como información accesible a través de los sistemas).

De momento no hay comentarios.