China condena a su principal disidente a once años de cárcel

Virulenta reacción de la UE y, sobre todo, de EEUU, que exige la «liberación inmediata»

| China |

Valorar:
Visto 63 veces

Las autoridades chinas hicieron caso omiso a la presión internacional y un tribunal -en China el poder judicial no es independiente- condenó ayer a 11 años de cárcel a Liu Xiaobo, prominente crítico del régimen, «por incitar a actividades de agitación destinadas a derrocar al Gobierno», en realidad por firmar un manifiesto en favor de la democracia. Es la tercera vez en su vida de disidente Liu, que el próximo 28 de diciembre cumplirá 54 años, es condenado.

La primera vez fue sentenciado a 20 meses de cárcel por una huelga de hambre en las protestas de Tiananmen (1989) cuando era profesor de Literatura. La segunda lo fue la pasada década a tres años en un campo de reeducación laboral ('laogai'). Su tercer juicio el jueves apenas duró tres horas, según su abogado, Mo Shaoping, y se le juzgó como coautor de un manifiesto que en 2008 (la «Carta 08») instó a la reforma política, mayores libertades y al fin del sistema de partido único mediante el sufragio universal.

Human Rights Watch (HRW) calificó el juicio de «parodia de la Justicia» y «predeterminado políticamente» con «la violación de los derechos de Liu». «El único objetivo del juicio es vestir una represión política con los símbolos de un procedimiento legal», adujo Sophie Richardson, directora para Asia de HRW en un comunicado.

Considerado el disidente más destacado de China, Liu fue detenido el 8 de diciembre de 2008, dos días antes de que se publicara el manifiesto con motivo del 60 aniversario de los derechos humanos. La sentencia, que podría haberse elevado a 15 años de prisión y que fue emitida en el Día de Navidad, destaca que Liu «incitó a la subversión contra el poder estatal», informó la agencia oficial Xinhua.

La acusación de «subversión contra el poder del Estado» se utiliza en China contra los disidentes pues permite criminalizar las críticas contra el Gobierno del Partido Comunista de China (PCCh). Previamente al juicio, la Unión Europea (UE), EEUU y los grupos de derechos humanos denunciaron las detenciones y pidieron la liberación de Liu, pero China se limitó a decir que son asuntos internos.

Ayer, la UE volvió a condenar el juicio. Más contundente fue EEUU al exigir a Pekín la «liberación inmediata» de Liu Xiaobo así como el que se permita a todos los ciudadanos del país el expresar «pacíficamente» sus opiniones políticas. Esta fue la declaración del portavoz del Departamento de Estado, Mark C. Toner.

Comentar

* Campos obligatorios
Advertencia

Recuerde que usted es responsable de todo lo que escribe y que se revelarán a las autoridades públicas competentes y tribunales los datos que sean requeridos legalmente (nombre, e-mail, IP de su ordenador, así como información accesible a través de los sistemas).

De momento no hay comentarios.