Cuatro actores, 139 personajes y mucho humor se instalan en el Auditòrium

Se trata de una función que parodia la película 'Los 39 escalones' que dirigió Alfred Hitchcock en 1939

| Palma |

Valorar:
Visto 45 veces

Cuatro actores, 139 personajes, la sombra de Alfred Hitchcock planeando sobre el escenario, humor trepidante y «puro teatro». Esto es lo que ofrece la comedia que, hasta el próximo día 30, representan en el Auditòrium de Palma los populares Beatriz Rico, Gabino Diego, Diego Molero y Jorge de Juan. El título, Los 39 escalones, y la promesa de los protagonistas de que el público disfrutará con este texto, que ya ha triunfado por toda España y en sus versiones inglesa y estadounidense.

Aunque la Navidad es una fiesta que «siempre me pone triste», decía ayer Gabino Diego, el actor está dispuesto a desplegar toda la energía que requiere este título, «en el que se trata de volver a la esencia del teatro», para divertir al público con una comedia que «tiene algo de gamberro».

Aunque parezca un tanto increíble a quienes han visto y disfrutado con los dramas de intriga cinematográfica de Hitchcock, esta función es una «parodia» de Los 39 escalones, película que filmó en 1939. «En la obra de teatro está todo», comentaron ayer los actores, desde las persecuciones por tierras escocesas, «hasta los aviones», e incluso, como sucedía en sus películas, «hasta sale Hitchcock», comenta Beatriz Rico, «pero no explicaremos cuándo ni cómo». La sorpresa tendrán que descubrirla quienes acudan estos días al Auditòrium con ganas de ver «un mero espectáculo de diversión, de entretenimiento», apunta Diego Molero.

El éxito que arrastra tras de sí este texto de Patrick Barlow, y que esta producción que dirige Eduardo Bazo ha llevado por casi toda España, confirma que el «humor muy inglés y paradójico» puede funcionar en otras latitudes, tal vez porque los espectadores son capaces de comprender el trabajo actoral de esta partitura que Barlow concibió para cuatro actores que no sólo interpretan a personajes de carne y hueso, sino «hasta una roca o una ciénaga». En una locura de entradas y salidas, en las que desde las butacas «a veces no se tiene claro lo que es verdadero y lo que no», la «complicidad del público con nosotros es total», reflexiona Rico. Y por si fuera poco, con tanto trajín «hasta los niños se divierten», si sus padres quieren llevarles al teatro, «aunque dejamos claro que no es una obra infantil». ¿Qué más se puede pedir en Nadal?

Comentar

* Campos obligatorios
Advertencia

Recuerde que usted es responsable de todo lo que escribe y que se revelarán a las autoridades públicas competentes y tribunales los datos que sean requeridos legalmente (nombre, e-mail, IP de su ordenador, así como información accesible a través de los sistemas).

De momento no hay comentarios.