Diversión en el mar

El auge alcanzado por el sector náutico en los últimos años ha situado a los puertos deportivos de Mallorca entre las instalaciones punteras del Mediterráneo

Gabriel Alomar | 03/07/2013

Valorar:
preload
El Club de Mar extiende sus pantalanes a lo largo del Passeig Marítim con amarres para más de cien metros.

El Club de Mar extiende sus pantalanes a lo largo del Passeig Marítim con amarres para más de cien metros.

31-07-2012 | miquel a. cañellas

El auge que ha experimentado el turismo náutico durante los últimos años ha condicionado la adecuación de las instalaciones existentes en Balears a una demanda que no ha cesado de crecer. La necesidad de atender un mayor número de amarres ha motivado la ampliación de las intalaciones, sobretodo las  destinadas al importante segmento de los súper yates. Un nicho de mercado cada vez más importante y que tan sólo pueden ofrecer contados puertos deportivos, como el Club de Mar, Port Adriano o Puerto Portals. Los yates más grandes, famosos y lujosos visitan cada año estos puertos entre la ostentación de sus dependencias y la discrecion siempre perseguida por sus propietarios. Son el máximo exponente de la privacidad en el mar al alcance de una minoría cada vez más numerosa que camufla el nombre del armador con frecuencia bajo sociedades de chárter. Gobernados por expertos skippers y tripulados por una uniformada dotación siempre atenta a sus invitados, constituyen un mundo aparte.

La vela y el motor se reparten los pantalanes a lo largo del litoral balear en puertos con carácter muy distinto, desde el pequeño club náutico de ambiente familiar, como es el caso de Cala Gamba, con su entrañable flota de llaüts de vela latina; también en el Molinar o el Portitxol y que forman parte del patrimonio marinero de Mallorca, a la marina deportiva de grandes dimensiones y con gran oferta en comercio y restauración, cuyo último y más emblemático ejemplo es Port Adriano, cuyo nivel y dimensiones tras su ampliación le equipara a los mejores puertos del Mediterráneo y a los existentes en la elitista Costa Azul.

Pese a la crisis, se puede hablar de saturación en los puertos deportivos, sobre todo durante la temporada de verano. Los precios de los amarres, como consecuencia, se han visto incrementados sucesivamente. Andratx y Pollença reciben el mayor número de embarcaciones transeúntes, procedentes del continente y las listas de espera se registran cada año. Ante las críticas que suscita la ampliación de un puerto deportivo y la oposición a nuevas construcciones por su impacto medio ambiental, se ha optado durante la última década por optimizar los puertos existentes con una mayor eficiencia en la gestión de sus superficies. A las embarcaciones privadas con base en las islas y a las transeúntes, deben sumarse las destinadas al chárter náutico. Balears aglutina cerca del 90 por ciento del total de la flota destinada a esta actividad a nivel nacional. En torno al 80 por ciento de los amarres del Archipiélago se concentra en Mallorca, que reúne en torno al 15 por ciento de la oferta del eje mediterráneo hispano-francés, el más importante del sur de Europa.


Se da la circunstancia de que en la época de bonanza económica la demanda de puntos de amarre creció tanto por solicitud exterior como por la local, con un colectivo creciente de navegantes particulares. En el año 2000 había 30.000 embarcaciones matriculadas en las islas. Entonces el amarre costaba un millón de pesetas por cada metro de eslora. Un año más tarde se inauguró la última instalación importante ubicada en el puerto de Palma, la Marina Port de Mallorca, con 152 amarres para esloras comprendidas entre los 13 y 30 metros.
Un amarre de 15 por 5 metros en la bahía de Palma en la actualidad se vende por 150.000 euros. El alquiler para un amarre de 30 por 8 metros se cifra en torno 4.000 euros por mes. Pero más allá de las cifras y las novedades destaca la solera alcanzada por estas intalaciones. El Real Club Náutico de Palma cumplió en 2007 su 60 aniversario de actividad náutica y social. El Club de Mar celebró sus cuatro décadas en verano del pasado año y Puerto Portals sus 25 años en 2011.


Mucho más que un amarre:

REAL CLUB NÁUTICO DE PALMA
Palma
Atraques:  946
Instalaciones: Salón social, restaurante, biblioteca, piscinas, sala infantil, sala tv.
Servicios: Escuela de vela y piraguismo, oficina de regatas, estafeta, meteorología, duchas, vestuarios, taquillas.

PORT DE POLLENÇA
Pollença
Atraques:  375
Instalaciones: Restaurante, bar, biblioteca, escuela de vela y piraguismo.
Servicios: Travelift, punto verde, duchas.

PUERTO PORTALS
Costa den Blanes
Atraques:  639
Instalaciones: Restaurantes, bares, comercios, terrazas, bulevar, parking, escuela náutica, supermercado.
Servicios: Gasolinera, agua, buzo, travel lift, varadero, wifi, punto verde.

PORT ADRIANO
El Toro
Atraques:  480
Instalaciones: Restaurantes con terrazas, tiendas, bares.
Servicios: Travelift de 200 t., párking, charter, aseos, agua, radio.

CLUB DE MAR
Palma
Atraques:  575
Instalaciones: Restaurante, bar, discoteca, terraza exterior, tienda.
Servicios: Helipuerto, gasolinera, grúas de 5 y 8 t., salvamento, varadero, taller mecánico, agua y electricidad.

ALCUDIAMAR
Alcúdia
Atraques:  744
Instalaciones: Restaurantes, bares, tiendas, supermercado.
Servicios:  Gasolinera, travelift y párking.