Desarrollo profesional

Debilidades y fortalezas en la búsqueda de un nuevo empleo

Identificar los objetivos y no ponerse límites, entre las claves para encontrar trabajo. Salir de la zona de confort permite empezar a cultivar nuevos aprendizajes

Patricia Boquete | 15/04/2016

Valorar:
preload
Salir de la zona de confort posibilita empezar a cultivar nuevos aprendizajes.

Salir de la zona de confort posibilita empezar a cultivar nuevos aprendizajes.

15-04-2016 | Universitat Abat Oliba CEU

El proceso de búsqueda de trabajo nos confronta con nuestro estado de ánimo. En ocasiones, podemos sentirnos enérgicos y expectantes ante la novedad; desmotivados porque el proceso es largo o porque no se cumplen nuestras expectativas. Cada caso es distinto y cada persona vive este proceso de manera diferente. Sin embargo, a lo que todos nos sumamos es a la inherencia del cambio, es decir, a que algo nuevo va a acontecer.

Según la experiencia, la edad o nuestras características personales podemos enfrentarnos a la búsqueda de forma distinta. La búsqueda se enraíza en la novedad, a lo desconocido... Algo que habitualmente nos somete a presión ¿Nos estaremos distanciando de la zona de confort?

A diario nos movemos en la zona de seguridad, donde estamos cómodos y lo tenemos todo controlado. Sin embargo, no es aquí donde ocurre la magia, ni donde podemos empezar a conseguir nuestras metas. Sin cambio, no hay crecimiento. El proceso de búsqueda de empleo suele traspasar nuestra zona de confort y de inicio, hace que desarrollemos nuestro autoconocimiento.

De cara a confeccionar un curriculum, una carta de presentación o preparar una entrevista de trabajo, es importante conocernos. Saber cuáles son nuestras debilidades y fortalezas y de qué modo podemos explotarlas mejor. Cuando salimos de la zona de confort es cuando empezamos a cultivar nuevos aprendizajes.

En la búsqueda de trabajo suele iniciarse un proceso en el que el miedo a perder lo que tenemos o a dejar de ser como somos, es lo que nos sirve para escalar e iniciar el camino. ¿Sientes el miedo que te va a hacer crecer?

Tenemos que empezar a cambiar de perspectiva y arriesgar. Si los objetivos no se consiguen tan pronto como se esperaba, tranquilidad, todo llegará. No te prives de soñar, los límites los pones tú. Debes aprender a identificar tus objetivos.

  • ¿De dónde vienes?
  • ¿Dónde estás?
  • ¿Hacia dónde vas?
  • ¿Cuál es tu máximo objetivo?
  • ¿Cómo lo vas a conseguir?

Estas son algunas de las preguntas que puedes empezar a plantearte y tu carrera profesional seguirá el camino que tú decidas. Para iniciarlo, puedes probar a contestarte la siguiente cuestión: si no tuvieras miedo.... ¿Qué harías?

Patricia Boquete. Técnica en Orientación Profesional Universitat Abat Oliba CEU.