Desarrollo profesional

Un mundo de 'start-ups'

Suele asociarse a la figura del joven emprendedor que buscando su propia empleabilidad

Joaquim Solana | 04/05/2016

Valorar:
preload
Las 'start-up' suele asociarse a la figura del joven emprendedor que buscando su propia empleabilidad.

Las 'start-up' suele asociarse a la figura del joven emprendedor que buscando su propia empleabilidad.

04-05-2016 | Universitat Abat Oliba CEU

Hablar de empresas que puedan calificarse como start-up es hablar de emprendedores, de innovación y de creatividad, palabras que nos vinculan al progreso, a la búsqueda de nuevos productos y servicios que en su gran mayoría aportarán mejoras concretas a la sociedad.

El vocablo en inglés que se ha popularizado ya nos indica que se trata de un proyecto en una fase inicial.

Suele asociarse a la figura del joven emprendedor que buscando su propia empleabilidad o, no conforme con los sistemas tradicionales de gestión, desea otro entorno y una libertad que le permita desarrollar sus conocimientos, en un medio de mayor libertad sin las barreras propias de la burocracia.

En países como el Reino Unido, o en los Estados Unidos también se da el fenómeno de las start-up entre personas de edad superior a los 50 años.

Si tuviéramos que definir las características de todo proyecto de start-up podríamos decir que debe incluir y relacionarse con los siguientes elementos:

  • Talento

  • Capital

  • Marco regulatorio

  • Ecosistema

  • Educación

  • Cultura

Todos ellos de vital importancia y que se relacionan aquí siguiendo la publicación Spain Startup Manifiesto: Mejorando el ecosistema emprendedor.

En especial debe destacarse la importancia de lo que aquí se define como ecosistema, es decir un conjunto de elementos y relaciones necesarios para fomentar el emprendimiento: Incluye la capacidad inversora (capital riesgo, business angels), las universidades (clubs de emprendedores, cursos, etc.), las grandes empresas (como animadoras y promotoras de proyectos), los medios de comunicación (con información que aporte conocimiento de la realidad y se aleje de estereotipos) y un marco legislativo que fomente la acción empresarial, evite la burocracia innecesaria y apoye decididamente el espíritu de emprendedor.

También es destacable la figura de lo que se ha llamado intra-emprendedor, en las grandes empresas.

En el marco de las agencias de la Unión Europea, se ha publicado recientemente en un documento (véase la referencia, al final del texto) que cubre muchos aspectos de interés para quienes deseen emprender o para los estudiosos del fenómeno, desde una óptica internacional.

En todo ello subyace la necesidad de un esfuerzo decidido, destinado a contar con un management integral de calidad, sea cual sea el tamaño de la start-up. Muchas empresas, hoy con una dimensión apreciable, hace pocos años tenían una plantilla en la que solamente estaban sus fundadores y colaboradores iniciales y necesitan gestión de calidad en sus diferentes etapas.

Joaquim Solana, profesor de Economía y Empresa de la Universitat Abat Oliba CEU

Referencias:

Eurofound (2016), Start-up support for young people in the EU: From implementation to evaluation, Publications Office of the European Union, Luxembourg.