El placer en forma de viñetas

Yayo Álvarez | 05/12/2015

Valorar:
preload

09-11-2015

Año tras año, los tebeos, cómics y novelas gráficas ganan espacio en las listas de deseos navideños. Los hay de todo tipo y condición –a los cómics me refiero– y por ello no debe suponer problema encontrar 'su' cómic.

En nuestras propuestas, destacan el segundo tomo integral de Los caminos de Malefosse (Yermo Ediciones), una de las series históricas más importantes del cómic francobelga, de los galos Daniel Bardet y François Dermaut; la surrealista y en ocasiones absurda Me gustas mucho (Fulgencio Pimentel), del autor noruego Bendik Kaltenborn; El Cid (Ponent Mon), otro gran clásico de la novela histórica y obra paradigmática del desaparecido historietista madrileño Antonio Hernández Palacios; el delirante Catódicos e Integrados (Panini), que recopila dos décadas, desde los años setenta a los noventa, del humor gráfico pergeñado por el tándem español formado por Ventura y Nieto; el primer volumen del referente por excelencia de manga gastronómico Oishinbo a la carte (Norma), de los japoneses Tetsu Kariya y Akira Hanasaki, en el que describen de forma amena y comprensible los secretos de la cocina japonesa y su influencia cultural; y Navilandia (La Cúpula), de Didier Tronchet, uno de los grandes del humor francés, que nos ofrece una historia absolutamente desquiciada pero mucho más seria de lo que parece en forma de divertidísima sátira política sobre esa Navidad reglamentada y obligatoria en la que muchos se sienten aprisionados por las convenciones sociales.

cómic