Port d’Andratx y Sant Elm, dos exclusivos focos turísticos

02/08/2012

Valorar:
preload
El área de Sant Elm contempla un puñado de playas bañadas por aguas turquesas.

El área de Sant Elm contempla un puñado de playas bañadas por aguas turquesas.

17-07-2012 | Pere Bota
PALMA.PALMA.En Basset

Perteneciente al núcleo poblacional de Andratx, Sant Elm aglutina un pequeño pero encantador conjunto de playas y calas, cuya singularidad y relieve las sitúan en el epicentro del aparador turístico desde hace más de medio siglo. La más grande, es Geperut, consta de 125 metros de largo por unos 30 de ancho, de arena fina, fácil acceso y dotada de todos los servicios necesarios, es una de las más populares de la zona.

Por su parte, es Carregador se localiza en una zona residencial, de proporciones menores (25 metros de largo por diez de ancho), dispone de una playa y fondos rocosos donde tomar un relajado baño. Su carencia de equipamientos se suple con las embriagadoras vistas a sa Dragonera, en el horizonte. Es Conills es una diminuta cala (quince metros de longitud por ocho de ancho) de guijarros y grava, con un rico fondo marino, muy recomendable para nadar y bucear. Su belleza salvaje es equiparable a Cala Ergos, una playa virgen de aguas turquesas, rodeada de un exuberante pinar, alejada de la masificación turística.

En el mismo cuadrante territorial, el Port d’Andratx acoge una pequeña pero coqueta playa, aunque esta zona destaca más por su variadísima oferta en restauración. Tanto Sant Telm como el Port d’Andratx forman un exclusivo equipo, un privilegiado foco de interés que muestra su mejor versión durante los meses de verano. Dos emplazamientos flanqueados por excelentes restaurantes y cafés, así como de una espléndida batería de centros de ocio.

RECOMENDAMOS

En Basset

Playa virgen de guijarros y grava con un espectacular fondo marino. Está situada en el paraje natural de Cala en Basset, frente a la isla Dragonera y a los pies de los espectaculares acantilados de la Trapa. Accederemos desde Sant Elm, a través de la Avenida de la Trapa –lugar donde podremos aparcar–, aunque nos espera un largo paseo de 30 minutos a través del bosque.