Visitas de prestigio

Es Castell pretende que el Molí d’en Guela sea todo un referente

Joan Juanico | 12/03/2013

Valorar:
preload
El Castell de Sant Felip, una de las perlas del pueblo de Es Castell. Un verdadero viaje a las entrañas del siglo XVIII.

El Castell de Sant Felip, una de las perlas del pueblo de Es Castell. Un verdadero viaje a las entrañas del siglo XVIII.

12-06-2010 | SERGE CASES
CASTILLO DE SANT FELIP en Es Castell, MenorcaMolí d'en Guela o d'en Penjat en Es Castell, MenorcaFORT MARLBOROUGH EN CALA SAN ESTEBAN, ES CASTELL DE MAHON.

Como adelantamos en este diario, Es Castell se ha hecho con los terrenos donde está situado el antiguo molino harinero, a la entrada de la población. Este acuerdo permitirá incorporar al patrimonio municipal una superficie de 7.500 metros cuadrados que incluye el edificio del molino y las elementos arquitectónicos anexos. Este bien etnológico, que figura inscrito en el catálogo del patrimonio histórico-artístico de Es Castell, será en principio rehabilitado y recuperado para frenar el proceso de abandono y deterioro que sufre en la actualidad. Y es que la intención del Ajuntament de Es Castell es que el Molí d'en Guela se convierta en una visita obligada y de referencia.

Es Castell disfruta de una posición estratégica privilegiada, a la entrada del puerto de Maó. Por este motivo en el siglo XVI por orden de Felipe II fue construido el Castell de Sant Felip, ya que en aquel entonces el peligro de las armadas turcas y los piratas berberiscos era un riesgo constante. El castillo pertenece al Patrimonio Histórico de Menorca, en atención a la importancia que tuvo para la defensa del puerto de Maó y las comunicaciones con Italia. La construcción de la fortaleza permitió a Maó vivir una cierta prosperidad, ya que muchas personas se mudaron a la zona en busca de la protección del fuerte.

También el Fort de Marlborough, situado en la ribera sur de la bocana del puerto, en Cala Sant Esteve, fue construido por los ingleses entre 1710 y 1726, aunque su última reforma data de finales de aquel siglo junto con el Castell de Sant Felip y la Torre d'Stuart o d'en Penjat, y servía para proteger la entrada del puerto de Maó. Otra joya de su patrimonio artístico.