Conoce las ventajas de solicitar una hipoteca inversa

Actividad: Bancos y cajas

Valorar:
preload
La hipoteca inversa para mayores de 65 años es uno de los mejores productos financieros que se pueden encontrar en el mercado.

La hipoteca inversa para mayores de 65 años es uno de los mejores productos financieros que se pueden encontrar en el mercado.

26-05-2016

Uno de los temas que aún sigue dando quebradores de cabeza a muchos es la hipoteca. Y más aún entre la población más mayor. La hipoteca inversa para mayores de 65 años es uno de los mejores productos financieros que se pueden encontrar en el mercado para personas de esta franja de edad que cuentan con problemas para obtener la cantidad monetaria que necesitan para llegar holgadamente a fin de mes. Normalmente porque apenas tienen ingresos en forma de pensión ya que esta suele ser muy baja. Al contrario que una hipoteca normal el cliente no dispone de la cantidad total de dinero sino que la va recibiendo en forma de mensualidades para así poder tener el dinero y gastarlo de la manera más adecuada posible. Además siempre conserva la titularidad de la propiedad por lo que en ningún momento deja de ser suya, un aliciente que aporta mucha seguridad a la operación.

Según la última normativa impuesta por el gobierno para que este proceso pueda llevarse a cabo la vivienda debe ser la habitual de la persona que la solicita y no un segundo inmueble de paso. La cantidad que se aportará cada mes dependerá del valor de tasación de la vivienda así como de la edad de la persona solicitante. Cuanto más grande sea la primera y más edad la segunda el importe podrá aumentar considerablemente. También un factor importante para decidirse es que no cuenta a efectos de tributación fiscal por lo que esas cantidades no sumarán en el apartado de renta, siendo al final favorable para no tener que fiscalizar. Hoy en día con las nuevas normativas tener un doble pagador puede suponer un lastre ya que los límites de exención son mucho más bajos cuando se da este tipo de caso.

Otro punto a favor es que la operación se puede liquidar en cualquier momento sin tener que cumplir una serie de plazos o condiciones. El crédito hipotecario tiene un interés fijo y la persona solicitante no tiene que preocuparse de nada ya que serán los hijos quienes decidan si cierran la operación una vez fallezca en condición de herederos. La entidad financiera no puede exigir nada hasta ese momento por lo que se sigue manteniendo esa seguridad.