Trobadoo

Pedro Atienza desvela las claves del éxito de Trobadoo, una tienda adscrita al denominado ‘comercio circular’

Actividad: Comercio justo

Valorar:
preload
En Trobadoo podremos encontrar todo aquello que estamos buscando.

En Trobadoo podremos encontrar todo aquello que estamos buscando.

24-05-2018 | Jaume Morey

En pleno barrio del Molinar encontramos Trobadoo, un establecimiento adscrito al denominado comercio circular —tema detallado en la parte superior—, en el que podremos encontrar artículos usados pero en perfecto estado de revista, tanto actuales como de época.

Muebles, enseres para el hogar, aparatos electrodomésticos, imagen y sonido, artículos de oficina, objetos decorativos, material deportivo y, en definitiva, todo cuanto pueda imaginar encuentra su razón de ser en este espacioso establecimiento. No obstante, en Trobadoo también podrá encontrar artículos nuevos a precios de ocasión, procedentes de restos de stocks o cierres de tiendas.

La filosofía de Trobadoo es sencilla, la resume Pedro Atienza, máximo responsable de la tienda: «Ofrecemos un servicio y una solución a todo tipo de clientes con artículos que ya no necesitan. Además de la retirada de los mismos, el vendedor obtiene una contraprestación económica con la que no contaba, y al mismo tiempo se potencia la reutilización de todo tipo de enseres, que disfrutan de una segunda vida útil.

Finalmente, el comprador encontrará interesantes productos a precios muy bajos». Una fórmula con la que todos ganan y nadie pierde. Pero, ¿en qué margen de precios se mueve Trobadoo?: «Al ser artículos usados, su precio es infinitamente más económico que si vamos a comprarlos nuevos», subraya Atienza, que reconoce que «la mayoría de nuestro stock está en perfecto estado de conservación». Precisamente, este motivo hace que muchos clientes «antes de ir a comprar un mueble nuevo, pasen por nuestras instalaciones para ver si lo tenemos nosotros, porque evidentemente lo encontrará mucho más barato».

Además de la variedad y el precio, los artículos de Trobadoo destacan por su «originalidad». Y es que aquí podremos encontrar desde «mobiliario de gama baja estilo sueco, hasta muebles de diseño y grandes marcas, pasando por infinidad de curiosidades con las que no esperaba encontrarse el visitante».

Y por lo visto, parece que comprar en este establecimiento resulta adictivo: «La persona que entra queda sorprendida y repite», concluye Atienza.