El motor en Mallorca

Loco por el Panda

|

Valorar:
Visto 680 veces
preload
Pedro Roig subido a su Seat Marbella modificado con el que acaba de terminar su participación en el Panda Raid que se disputa en Marruecos.

Pedro Roig subido a su Seat Marbella modificado con el que acaba de terminar su participación en el Panda Raid que se disputa en Marruecos.

07-04-2017 | Juan Miguel Gíménez

Pedro Roig es un gran aficionado al mundo del motor. Desde muy pequeño lo vivió en su casa, ya que su padre fue piloto de rallies, su hermano y hasta su madre han participado en competiciones como copiloto de su padre. Lógicamente, él no podía ser menos y también llegó a la competición, aunque tras catorce años decidió que era hora de dar un cambio a su vida al descubrir su gran pasión con los rallies por los desiertos de Marruecos.

Para poder participar en este tipo de competiciones ha adaptado un Seat Marbella de 1991, que compró en 2014 en Formentera, y que tras un año y más de 300 horas de trabajo lo ha convertido en un vehículo ideal para correr por los desiertos. De hecho, hace unas semana regresaba de Marruecos, donde ha participado junto a su mujer, que también disfruta con esto del motor, en el Panda Raid, un rally amateur de larga distancia y resistencia que se celebra anualmente en marzo, donde más de un centenar de equipos se lanzan a la aventura en un viejo Panda (o Marbella).

MARRUECOS

La competición se desarrolla en Marruecos a través de un recorrido de siete etapas, que en algunos casos ponen a prueba las capacidades físicas y mentales de los equipos, valores supremos de un esfuerzo mecánico y de camaradas que pretenden dejar atrás, al menos por unos días, el bullicio de la civilización y la dependencia de la tecnología. Lo importante no es el tiempo ni la velocidad; superar el Panda Raid implica ante todo llegar a la línea de meta. Pedro, que vive intensamente el mundo del motor, es un apasionado de los Panda, ya que debutó con uno de ellos en el campeonato de regional de rallies, de ahí que ahora se dedique a coleccionarlos y a restaurarlos y prepararlos para el alquiler a todo aquel que quiere vivir una aventura. Tiene en la actualidad 16, de los que catorce están plenamente operativos. Su pasión por los clásicos es tanta que personalmente los restaura, ya que se atreve con todo, desde su mecánica, electricidad, chapa y pintura.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.