La cláusula de revisión del salario mínimo afectará a la inflación y a los sueldos

El Banco de España ve 'inapropiada' su inclusión en el Estatuto de los Trabajadores

| Madrid |

Valorar:
Nunca vista

El Banco de España advierte en su último Boletín económico que el establecimiento de un mecanismo de indiciación para el salario mínimo interprofesional (SMI) como la cláusula anual recogida en el acuerdo ratificado por el Gobierno reforzaría la «inercia inflacionista» de la economía española. La institución considera «inapropiada» la utilización de esta cláusula, especialmente si esta medida se introduce finalmente en el Estatuto de los Trabajadores, tal y como figura en el documento que ratificó el Consejo de Ministros.

El Banco de España considera que la existencia de esta cláusula de revisión automática facilitaría una traslación de los aumentos pasados de la inflación al SMI y podría generar una «espiral de demandas salariales más elevadas» entre aquellos colectivos de trabajadores cuyos sueldos superan esta referencia.

Asimismo, insiste en que esta medida restringiría aún más la flexibilidad de la economía española, mermando su capacidad de ajuste, y enviaría también una «señal contraria» a la necesidad de incrementar la flexibilidad del sistema de fijación de los salarios.

Los sindicatos UGT y CC OO calificaron ayer de «inoportunas, extemporáneas y poco afortunadas» las opiniones sobre la cláusula de revisión del SMI del Banco de España. Ambos sindicatos lamentan que el instituto emisor se haya manifestado contra esta cláusula justo cuando los agentes sociales han decidido abrir las negociaciones para la renovación del Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva.

De otra parte, el Banco de España señala que la economía española creció un 2,6% en 2004, una décima más que el año anterior, tras repuntar hasta el 2,7% en el cuarto trimestre debido fundamentalmente al notable avance de la demanda interna, que a pesar de la desaceleración creció por encima del 4%, y al elevado ritmo de la creación de empleo.

Sin embargo, la aportación negativa de la demanda externa se intensificó el pasado ejercicio, pese a la mejora del cuarto trimestre, restando 1,6 puntos al crecimiento, frente a los 0,8 de 2003. Este deterioro lo explica el instituto emisor por las pérdidas de competitividad, derivadas de la apreciación del euro en los dos últimos años y el mantenimiento de diferenciales de inflación y costes con los principales competidores comerciales.

El Banco de España explica que, tras varios trimestres de crecimiento sostenido del 2,6%, la economía española cerró el año con un ligero repunte de la actividad, al crecer un 2,7% en el cuarto trimestre, con un crecimiento intertrimestral del 0,8%, también por encima del observado en los trimestres anteriores. Este crecimiento del último trimestre de 2004 fue consecuencia de la mejora del turismo.

El empleo creció un 2,1%, frente al 1,7% de 2003, continuando la senda de bajo crecimiento de la productividad, especialmente en el sector servicios y en la construcción, sectores en donde más puestos de trabajo se crearon. En la industria, sujeta a mayores presiones competitivas, el empleo experimentó un recorte importante hasta el tercer trimestre.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.