Aumento de los créditos rápidos con la llegada de las rebajas

| Madrid |

Valorar:
Visto 126 veces
preload
Imagen de archivo de unos billetes.

Imagen de archivo de unos billetes.

27-01-2017

Junto al verano, las Navidades es la época del año en el que el ciudadano medio es más propenso a gastar dinero o, incluso, haber estado ahorrando para estos gastos extras. Pero después de la fiesta, si ha sido grande, llega la resaca, una resaca que popularmente se conoce como la cuesta de enero. Además de los gastos habituales, cuotas de hipoteca etc, se unen gastos semestrales como los seguros de coche, haciendo especialmente difícil este mes en lo tocante a la economía. El problema es que es un mes también con grandes alicientes de consumo, y sí, nos referimos a las rebajas del sector textil. Nada más terminan las vacaciones de Navidad los escaparates se llenan de ofertas y descuentos que hacen mirar la cartera con soslayo, ya que normalmente está vacía. Por este motivo, en Enero aumenta la demanda de créditos rápidos frente a otros momentos del año.

Un crédito rápido consiste en que un sujeto, denominado acreedor, el cual suele ser una entidad financiera, le presta una cantidad determinada de dinero durante un tiempo previamente acordado a un segundo sujeto, que suele ser una persona, la cual es identificada como el deudor de la operación financiera. Estos créditos son de carácter online, es decir, el deudor completa toda la solicitud a través de internet. Los créditos rápidos cuentan con un gran número de ventajas que los convierten en una opción muy atractiva para la financiación personal esporádica. Así, como podemos apreciar, el hecho de que estos créditos sean online permite que se les adjudique también el adjetivo de rápidos.

Los créditos rápidos podemos dividirlos en dos grandes finalidades. Por un lado se pueden contratar para resolver emergencias, que hace referencia a los créditos rápidos que nos ayudan a salir de situaciones económicas desafortunadas o inesperadas. Entre este tipo de situaciones encontramos las averías, las multas, las reformas, adelantos de efectivo a corto plazo, etc. Por el otro lado tenemos los créditos rápidos que ayudan a financiar un capricho, como por ejemplo un viaje o, en el caso que nos ocupa, aprovechar las rebajas; por lo que el dinero solicitado sirve para acabar de financiar alguna actividad de ocio, un producto de alta gama, etc. Para ambos casos, el uso de créditos rápidos es la opción más acertada.

Para obtener uno de estos créditos inmediatos, que suelen rondar los 1000€, lo único que debemos hacer es completar el formulario de solicitud de la entidad acreedora. Deberemos rellenar un formulario amplio con nuestros datos personales y bancarios, para que la entidad se asegure de nuestra capacidad de devolver el préstamo, aunque sí es cierto que no necesitaremos presentar ningún tipo de aval para que nos sea concedido.

Este tipo de formularios solo cuentan con unos pocos pasos que se pueden completar en menos de 10 minutos. Además, una vez completado el formulario para solicitar el primer crédito rápido, ya no deberá realizarse para los próximos. Finalmente, otra cosa positiva de los créditos rápidos es que no hay que dar una explicación de para qué necesitamos el dinero.

Nunca sabemos cuándo se nos puede presentar un imprevisto, pero eso no es problema con los préstamos online, ya que funcionan sin descanso las 24 horas del día durante los 7 días de la semana. Su objetivo es que podamos solucionar nuestros problemas con la mayor brevedad posible, su beneficio está en nuestra necesidad, de ahí que pongan todas sus armas a nuestro servicio.

Estos son solo algunos de los factores que hacen de los microcréditos online un producto práctico y fiable, al alcance de todo el mundo. La préstamo online hace que pedir dinero rápido se convierta en un proceso cómodo que además garantiza la privacidad del solicitante, sin necesidad de reunirse con nadie ni dar explicaciones sobre el uso que queremos darle al dinero. Todas estas facilidades hacen que estos pequeños préstamos se hayan convertido en un servicio financiero en constante crecimiento. El aumento de la demanda estimula que estos servicios se encuentren en un continuo proceso de mejora, ofreciendo cada vez productos más innovadores, ya que al haber aumentado las empresas dedicadas a ello, han mejorado las ofertas de cara al cliente. Esto provoca la creación de una red de consumidores interconectados que comparten sus experiencias con los nuevos interesados. De esta forma, las referencias de los antiguos usuarios junto con la solidez de las empresas líderes, conceden a sus minicréditos la transparencia y fiabilidad que un servicio como este necesita.

Por último, los microcréditos en ocasiones suponen una opción de financiación para personas que no han sido aceptadas por los bancos por no disponer de los requisitos o la liquidez necesarios para solicitar un crédito en una entidad bancaria tradicional. Esto se ha visto acentuado desde hace algunos años, ya que los bancos no han concedido créditos a casi ninguna persona.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.