Una botella de champán de 1,7 millones

| | Eivissa |

Valorar:
preload
376

26-08-2014

Elaborada con láminas de oro de 24 quilates en su interior y decorada con diamantes. Así es la botella de champán que ha creado la marca italiana L’Oro di Bacco y que, como no podría ser de otra manera, se ha convertido en la más cara del mundo con un precio en el mercado de 1,7 millones de euros.

Pues bien, desde el jueves y durante toda una semana, la susodicha botella se podrá contemplar en dos de los restaurantes más prestigiosos y exclusivos de Eivissa: Dos Lunas y Cipriani.

Eso sí, los interesados en probar su preciado licor tendrán que aflojarse y mucho el bolsillo puesto que su creador, el conocido chef italiano afincado en nuestra isla Walter Martino, de momento, no tiene intención de desprenderse de ella.

No en vano, Martino, especializado en el catering de multimillonarios que visitan las Pitiüses y con clientes como el príncipe saudí Abdul Aziz Bin Fahd Al Saud, asegura que la botella es «casi como mi propio hijo».

Sin embargo, y aunque parezca increíble, ya se barajan algunos nombres de interesados que estarían dispuestos a abonar los 1,7 millones de euros de la botella. Incluso, parece que hay lista de espera puesto que este champán no se venderá hasta el 2015, una vez que termine su gira de un año que le llevará a ciudades como Las Vegas, Sao Paulo y Dubai, antes de regresar de nuevo a Eivissa.

Nuevo récord

Con el precio de 1,7 millones de euros que vale esta botella de champán de Walter Martino, la empresa l’Oro di Bacco ha conseguido pulverizar su propio récord de la botella más cara del mundo, superando a la Taste of Diamonds, que contenían polvo de diamante en su interior y que llegó a alcanzar un precio en el mercado de la friolera de 1,2 millones de euros.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

pepa
Hace más de 4 años

Me repugnan estas noticias,

Valoración:2menosmas

Andale
Hace más de 4 años

Mi más sincera enhorabuena al espabilado que ha creado este producto para vendérselo a algún indecente que tenga a bien pagar semejante cifra por un zumo de uva con burbujas bien decorado. En todo caso cada cual con su pasta hace lo que quiera... aunque a mi hay cositas que me resultan de una indecencia extrema.

Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1