La Misa Crismal y la bendición de los óleos marcan el camino para los actos religiosos de la Pasión

| Eivissa |

Valorar:
preload
420

02-04-2015 | Toni Escobar

Como cada Jueves Santo, la Catedral de Eivissa acogió la celebración de la Santa Misa Crismal. Un oficio religioso que congregó a numerosos fieles y que contó con la presencia de los 42 sacerdotes de la Diócesis de Eivissa y Formentera, encabezados por el señor obispo, Vicente Juan Segura.

Durante la ceremonia litúrgica se procedió a la consagración del Santo Crisma y a la bendición de los óleos, con los que serán ungidos los creyentes en el sacramento de la Confirmación, las personas enfermas y aquellas que reciban la Extremaunción. Al mismo tiempo, el obispo Vicente Juan Segura, bendijo los óleos de los catecúmenos, que se preparan y disponen para la unción prebautismal y para las ordenaciones sacerdotales. La celebración de la Misa Crismal supone además en la fe católica una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del obispo y es entendida como un signo de la estrecha unión con sus sacerdotes y de la renovación de sus votos con la vida eclesiástica.

 

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.