Talento y pasión en el Hard Rock Hotel

| Eivissa |

Valorar:
preload
La bailarina ibicenca María Boada muestra su talento ante el jurado de la audición. Foto: DANIEL ESPINOSA

La bailarina ibicenca María Boada muestra su talento ante el jurado de la audición. Foto: DANIEL ESPINOSA

11-04-2015

Muchos nervios, pasión y, sobretodo, mucho talento, es lo que se podía respirar ayer en la audición que se realizó en el Hard Rock Hotel con el objetivo de encontrar los artistas que llenarán de música, baile y espectáculo las instalaciones del hotel con marca internacional el próximo verano. Cruzar los dedos era lo único que podían hacer las decenas de aspirantes, muchos de ellos con gran experiencia en el mundo del espectáculo y de la música, y otros, jóvenes talentos que buscan alcanzar un sueño.

El exigente jurado, formado por nueve profesionales del sector, no perdió detalle de las variadas actuaciones, no sólo musicales y de baile, si no también de acróbatas y «cualquier otro talento que pueda entretener», eso es lo que busca la compañía, según dijo Moisés Berlanga, Vibe Manager del hotel, quien aseguró que «el año pasado, el 80% del elenco de artistas salió de un cásting como este. De éstos, el 60% eran artistas locales. Queremos hacer una apuesta por el talento local».

Des de Barcelona llegó directa a la prueba la cantante profesional Mar Shine, con más de 12 años de experiencia. Este verano se ve aquí, en la isla de Eivissa, y para conseguir ese puesto en la plantilla del hotel de Platja d’en Bossa, ayer demostró su talento poniendo sobre el escenario el tema Virtual Insanity de Jamiroquai. Al finalizar su actuación reconoció mostrarse nerviosa, «si pierdes ese nervio, pierdes el respeto a lo que vas a hacer, me gustan esas mariposillas», aseguró la catalana, que quedó contenta con el resultado de su actuación.

Las audiciones para la temporada 2015 también contaron con la participación de la joven Begoña San Félix, que con sólo 17 años logró emocionar al jurado, o con la del bailarín autodidacta Lucas Vallejo, que con 17 años, y residente en Eivissa des de hace ocho, aseguró que «cuando bailo hago que la gente sonría, y eso me llena». Unas sonrisas que llenarán su semblante, en el caso de que el Hard Rock les devuelva la llamada.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.