Patrizia Longarini: «La tauromaquia es más que luces y sangre, tiene un gran simbolismo»

| Eivissa |

Valorar:
preload
314

04-09-2015

La reconocida fotógrafa Patrizia Longarini (Roma, 1962) descubre en su nueva exposición Olé las luces y sombras de una de las fiestas populares españolas más controvertidas: los toros. Así, esta artista italiana afincada en Eivissa interpreta con su cámara el mundo de la tauromaquia a través de 60 imágenes que verán la luz mañana desde las 20.00 horas en su propia galería ubicada en Ca na Negreta 299. P|Art Ibiza se ha convertido en sus dos años de vida en una de las salas de arte más reconocidas tanto en la isla como en el ámbito internacional, llenándose cada poco de nuevas y originales muestras de arte. Sin embargo, Olé será la primera exhibición única y personal de Patrizia Longarini.

—¿Qué significa Olé para usted?

— Es un trabajo que empecé cuando vivía en París y me desplacé tres años a Sevilla y empecé a hacer fotos sobre la tauromaquia. Pero antes de bajar con mi cámara a la arena estudié toda la simbología que existe en su interior. En mis fotografías analizo la conexión entre un matador y un toro y es esa relación, la que crean juntos, la protagonista de Olé. Una simbología muy complicada y difícil de expresar, pero que se muestra en cada corrida, en la arena. Esta muestra es un trabajo que hice durante tres años acudiendo a cerca de 300 corridas mayores, menores y rejoneos de toda España y Francia.

—De las plazas, ¿con cuál se queda?

—La que más me gusta es la de Sevilla. La gente se involucra y se mete dentro de la corrida, sabe distinguir cuándo se hacen las cosas bien.

—Y del toro, ¿qué nos dice?

—Del toro aprendí varias curiosidades. Las que más me sorprendieron fueron que el animal normalmente es virgen, que ataca solo con un cuerno y que nunca ha visto un capote ni nada que se le asemeje antes de entrar en la arena. Por eso cuando entra en la plaza no sabe que detrás del capote hay un hombre. Después de 15 minutos se da cuenta de la realidad y es entonces cuando lo evita para buscar siempre el cuerpo. Es por eso por lo que la mayoría de las cogidas se producen en el segundo tercio de la corrida.

—¿Y qué ocurre en los dos tercios restantes?

—El primero es cuando el torero estudia a su adversario, ayudado por su equipo, que no pierde detalle durante la corrida. Con el segundo tercio llega el momento de las banderillas y al final, en el tercero se produce el desenlace, la muerte del toro con la espada.

—¿Qué lleva a una italiana a fijarse en una tradición tan española?

—Me encanta España y todas sus costumbres me han llamado siempre la atención. Para resolver todas mis dudas sobre esta tradición y todo lo que la rodea emprendí un viaje por diferentes ciudades como Madrid, Zaragoza o Sevilla. En esta última me quedé a vivir, ya que es la que más tradición conserva en este aspecto. Su gente vive las corridas con una pasión asombrosa. Pero no solo este país conserva esta tradición, también en París, Roma y Sudamérica tiene mucha fuerza, y por ello fue en estos enclaves donde pude continuar con mi estudio.

—¿Y qué opina de la tauromaquia?

—No estoy ni a favor ni en contra. Solo sé que el toro de lidia es un animal que ha sido cuidado con mimo hasta llegar a la plaza, que vive más años que sus congéneres y que puede matar. En todas las corridas a las que he asistido me ha parecido que se producía una lucha de cuerpo a cuerpo, casi una danza, entre el matador y el astado. Mi intención ha sido la de plasmar, en el sentido más literal de la palabra, las luces y sombras de esta fiesta popular tan controvertida.

—Después de tanto estudio, ¿a qué conclusiones ha llegado?

—Que la tauromaquia es un arte. Entiéndase por tauromaquia no solo las corridas de toros en sí, sino todo lo que las rodea: trajes de luces, tradición, espiritualidad, simbología, color, danza y, cómo no, a sus protagonistas y la estrecha relación que les une. Un cuerpo a cuerpo directo que se produce en la arena en cada corrida.

—¿Qué tiene esta exposición de especial?

Olé es un resumen de 60 fotografías de un archivo muy amplio. Una selección que muestra sobre todo al torero. Elegí las más espectaculares para despertar un ‘olé’ en las personas que las viera. Es una expresión maravillosa que he intentado plasmar con mi cámara.

—Entonces, ¿qué cree que aportará al público?

—Espero que descubran que detrás de la tauromaquia hay mucho más. No es simplemente un traje de luces o sangre. He intentado plasmar toda la simbología que esconde y espero que el público la descubra en cada una de mis fotografías.

—Y por último, ¿con qué torero se queda?

—Mi favorito es Joselito. Aunque también están Francisco Rivera Ordoñez, Manzanares, Ponce, Finito de Córdoba… ¡hay tantos!

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

toros no!!
Hace más de 2 años

pues no ha estudiado mucho por que esto que dice"me ha parecido que se producía una lucha de cuerpo a cuerpo, casi una danza, entre el matador y el astado" cuerpo a cuerpo, danza?? el toro no tiene banderillas , ni espada ,ni picador para martirizar al torero venga ya !! dedicate a otra cosa mariposa!!!

Valoración:0menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1