Trece maneras distintas de abordar una misma realidad

| Eivissa |

Valorar:
preload
Aroa Borja muestra su obra ‘Dos vistas’, dividida en dos partes, una blanca y otra negra con trazos de color. Foto: DAVID SETBETES

Aroa Borja muestra su obra ‘Dos vistas’, dividida en dos partes, una blanca y otra negra con trazos de color. Foto: DAVID SETBETES

27-01-2017

No es fácil entrar en la mente humana, y si esta tiene 15 o 16 años, el ejercicio puede ser casi imposible a menos que sea la tuya. Este personal tránsito es el que hemos podido apreciar en el Centre Antoni Tur Gabrielet de Formentera con la exposición La ment de l’adolescent, compuesta por 13 obras de alumnos de 4ºde ESO del Instituto Marc Ferrer.

Es la quinta edición de una serie de exposiciones en las que los jóvenes de este centro educativo formenterés han podido mostrar sus obras al público y en esta ocasión se trata sobre «si es real la realidad». Así, según Carol Otero, profesora de Plástica del instituto y alma máter de la iniciativa, «los alumnos han querido representar las distintas maneras de pensar y que todas son igual de validas porque existen tantas realidades como personas».

Obras de los estudiantes

El tema ha sido elegido por las chicas y chicos del grupo y cada uno ha reflejado, en su personal estilo, lo que piensa.

Lluc Torres, por ejemplo, lo ha hecho con una cabeza negra en fondo blanco y una bombilla en el centro del rostro en perfil en su Introspecció. «He querido expresar que los pensamientos de la gente pueden ser muy opuestos, y por eso el contraste entre claro y oscuro». Por otro lado también hay rasgos de otros colores en la obra de Aroa Borja, titulado Dos vistas. Se trata de un cuadro dividido en una parte blanca, «reflejo de un pensamiento único» y una parte negra con visibles trazos de color, «que seria la parte de la mente que no se cierra a otros pensamientos y puede cambiar de opinión». Una misma opinión que en la obra de Neus Torres, Mirando al mundo, viene marcada por la experiencia ya que tal y como afirmó a este periódico, «según donde te hayas criado, en que época o como sean tus padres y tu entorno, piensas de una manera o de otra».

Por otro lado, de un perro supuestamente verde rodeado de cerebros se sirve Victoria Jiménez para ilustrar en Dale al coco «los distintos puntos de vista sobre una realidad aparentemente palpable», mientras que Paula Torres experimenta en Tot en un «con los colores ligados a los estados de ánimo y a los pensamientos más o menos positivos según tonalidad».

En definitiva, todo un conjunto de conceptos en blanco y negro y colores, con formas reconocidas y visiones abstractas que nos han podido ayudar, tal vez, a entender un poco más las mentes de estos adolescentes...

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.