El faro de una isla que se acabó uniendo a tierra

| |

Valorar:
preload
Es Botafoc es el único de los faros de las Pitiusas que continúa habitado por Santi Ribas, hijo de otro histórico farero.

Es Botafoc es el único de los faros de las Pitiusas que continúa habitado por Santi Ribas, hijo de otro histórico farero.

31-07-2017 | AUTORITAT PORTUÀRIA DE BALEARS (APB)
El faro de una isla que se acabó uniendo a tierraEl faro de una isla que se acabó uniendo a tierraEl faro de una isla que se acabó uniendo a tierra

El emblemático faro de es Botafoc facilita la entrada al incesante paso de barcos que se registra cada día en la bahía de Ibiza por la parte de levante y, junto a las murallas renacentistas, forma parte del paisaje urbano que da la bienvenida a los miles de pasajeros que llegan a la isla por mar.

Proyectado por el ingeniero Emili Pou, su construcción comenzó en 1859 y su inauguración se produjo dos años después, el 30 de noviembre de 1861, el mismo año en que empezó a funcionar también el faro de la Mola de Formentera.

El faro, que inicialmente contaba con una óptica de sexto orden procedente del faros des Penjats y luz fija blanca, es una torre de 16 metros de altura y uno de los pocos que, desde el primer momento, dispuso las viviendas de los torreros en dos plantas. Esta disposición se debió a la escasez de espacio disponible para su construcción, dado que el faro se asentaba en el pequeño peñasco de es Botafoc antes de que se acabara uniendo a tierra a través de un dique. Debido a este aislamiento inicial, los fareros de es Botafoc disponían al principio de un servicio de lancha para el suministro de víveres.

En el año 1910, la primitiva linterna de cristales planos y planta octogonal se sustituyó por otra de cristales curvos y montantes verticales y se colocó una nueva óptica para producir una apariencia luminosa de ocultaciones cada 20 segundos.

Es Botafoc fue uno de los primeros faros que adaptó su sistema de alumbrado para la electrificación en 1918. Actualmente, emite una luz blanca de ocultaciones cada 7 segundos y tiene un alcance de 7 millas, aparte de una señal acústica automática que se puede escuchar a una distancia de 3 millas y que se activa cuando hay niebla con el sonido de la letra I.

Como señala Javier Pérez de Arévalo en su libro Historia de los faros de las Islas Baleares, durante la Guerra Civil se instalaron en diferentes faros teléfonos militares con los que se comunicaban los soldados destacados. El 29 de abril de 1938 instalaron uno de estos teléfonos en el faro de es Botafoc, que tuvo que encenderse de manera puntual para facilitar la recalada de los buques del ejército sublevado.

Este faro también fue objeto de los ataques producidos durante la contienda. El 29 de mayo de 1937 un acorazado alemán fondeado en los alrededores de la torre fue bombardeado y, como resultado del ataque, se vieron afectados varios cristales del edificio del faro y una de las ventanas.

El de es Botafoc es, actualmente, el único faro de las Pitiusas que permanece habitado por Santi Ribas, hijo del histórico farero Jaume Ribas que, entre otros destinos, se ocupó también del mantenimiento del faro de la Mola.

• Más información en la página web www.farsdebalears.com

 

¿SABÍAS QUÉ ... ?

El origen del nombre de la isla de Botafoc era el fuego que los ibicencos encendían antiguamente para orientar a los navegantes

El origen del nombre ‘es Botafoc’ se debe a las hogueras que los antiguos ibicencos encendían durante toda la noche en este islote para señalar el peligro que suponían las numerosas rocas que había en la entrada a la había de Ibiza por la parte de levante.

La primera referencia de este nombre la encontramos en 1536, en la descripción de un ataque de doce galeras y un bergantín de turcos y franceses que intentaron invadir la isla.

El ingeniero Emili Pou fue la persona que ideó la unión de la antigua isla de es Botafoc con Ibiza, ya que el proyecto está incluido en la

documentación donde planteaba la reforma del puerto de Vila a finales del siglo XIX y fue el responsable de construir el dique que cerraba los

pasos entre illa Plana, illa Grossa y es Botafoc y los unía a Ibiza.

En 1989, se puso en marcha el proyecto para construir el nuevo puerto comercial de Ibiza que arranca de la antigua isla de es Botafoc con un dique de 516 metros de longitud que sirvió para alejar de la ciudad el punto de descarga de combustibles y la agitación de las aguas que se padecía en los muelles del puerto antiguo.

 

FICHA DEL FARO DE BOTAFOC


Latitud N: 38º 54,243’
Longitud E: 001º 27,237’
Alcance nominal: 14 mn.
Altura sobre nivel del mar: 31m.
Apariencia luminosa: Ocultaciones cada 7 segundos.
Apariencia diurna: Torre cilíndrica blanca sobre casa blanca, 16 m.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.