Una fiesta blanca

| Palma |

Valorar:
preload
Carlos Moyà y Carolina Cerezuela, muy felices ante la inminente llegada de su hija.

Carlos Moyà y Carolina Cerezuela, muy felices ante la inminente llegada de su hija.

05-08-2010 | M. À. Cañellas

Anoche, en la terraza del Club Náutico de Palma tuvo lugar la cena de Armadores, patrocinada por Anna de Codorniu.
Como anfitriones, y en nombre y representación de la firma Codorniu la presidenta del Grupo Codorniu, María del Mar Raventós, junto con el presidente del comité organizador de la Copa del Rey de Vela, dieron la bienvenida a los invitados, todos vestidos de blanco, entre ellos los armadores, así como a miembros de la sociedad mallorquina, como la alcaldesa de Palma, delegado de Gobierno, la diseñadora Carmen March y a ilustres residentes en la Isla, como la modelo Laura Ponte, la actriz Carolina Cerezuela y el tenista Carles Moyá.

Carolina, que estaba bellísima, señaló que llevaba muy bien el embarazo, «y que como no he tenido antojos, a veces me los he inventado». Carlos, a su lado, sonriente, asentía. Respecto a si se imaginan a su hija, dijo «que intentamos ponerle cara, pero lo importante es que llegue bien».

Por su parte, Laura Ponte señaló que estaba diseñando joyas; que si la pillaron con Mario Conde junior fue «porque vivimos en la misma zona, somos amigos y nos tomamos un helado juntos»; y que su ex cuñada Simoneta y Giorgio Aressu son también «só0lo amigos»
La cena, seguida de una larga sobremesa, estuvo amenizada por Biel Durán y su banda, Duran &Friends.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.