Bernat Vicens: "Las contradicciones, si se analizan, dejan de serlo"

| Palma |

Valorar:
preload
PALMA - BERNAT VICENS DE CARPINTERIA VICENS

PALMA - BERNAT VICENS DE CARPINTERIA VICENS

02-12-2009 | Jaume Morey
PALMA - BERNAT VICENS DE CARPINTERIA VICENSBernat Vicens

El apoyo de Bernat Vicens a la Fundació s'Olivar, es total. Sin embargo, en ningún momento, pretende sustraer protagonismo a Juan Carrero, lo cual le dignifica. De hecho, la biografía de Vicens brilla por sí misma. Y tiene suficiente peso como para centrar el interés periodístico. Bernat Vicens es empresario -Carpintería Vicens fue fundada por su padre en 1963- y preside, en la CAEB, el sector de la madera. Curiosamente, sus simpatías políticas le acercan al PSM y al GOB, cuando es cosa sabida que la Patronal no circula por la izquierda. No obstante, Vicens es algo más que un personaje singular, pues sus inquietudes sociales y su compromiso ético lo han arrojado a todas las trincheras desde donde la persona lucha y padece. Vicens defiende la vida en Ruanda, el derecho al pan de los más necesitados, la dignidad de los presos. Curioso: únicamente el Partido Popular ha sido capaz de menospreciarle. En 2006, Nuevas Generaciones le acusó de ser un caradura manipulador. Fue cuando Drets Humans de Mallorca, asociación que él preside, decidió otorgar un reconocimiento a la plataforma Salvem la Real. Vista la voluntad de los conservadores en destruirla, se comprende que Vicens les irritara. Porque se le halla en todos los fregados, siempre al lado del débil.
Bernat Vicens preside el Centro para la Gestión Ética de la Empresa (Eticentre) y la ONG Mallorca sense Fam. También propició la constitución de la Fundació +O2, de cuyo patronato forma parte Carpintería Vicens, junto a Alcudiamar, Camper, Cemex, Construcciones Llabrés Feliu, Construcciones Llull Sastre, Sampol, Tirme y Transunión.
Su objetivo: reforestar los espacios naturales de titularidad pública para compensar el efecto de las emanaciones de CO2.

Anda metido en casi todas las acciones de solidaridad que se promueven en Mallorca. Y lleva la honestidad pintada en la cara como si fuera un letrero. Bernat Vicens (Palma, 1948) se licenció en Filosofía Clásica (Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino, Roma, 1969) y dirige Carpintería Vicens, una empresa familiar comprometida con los valores humanos y ecológicos. Preside Drets Humans y es un colaborador directo de Juan Carrero en la Fundació s'Olivar.
Nació el mismo día, mes y año que la ONU aprobó la Declaración de los Derechos Humanos. Le pregunto si su destino estaba marcado.
Me responde:
Bernat Vicens.- Seguro que no, pues la coincidencia de fechas no deja de ser una anécdota. Sin embargo, está ahí. Tiene su gracia.
Llorenç Capellà.- En cambio la ONU ha abierto una investigación en torno a las cuentas de la Fundació s'Olivar.
B.V.- Lo que constituye una afrenta para todos los que la apoyamos, sobre todo para Juan Carrero. Los funcionarios insinúan que podríamos estar financiando la guerrilla del FDRL.
L.C.- Y ustedes lo niegan.
B.V.- ¡Evidentemente! Se han sacado de la manga una historia alucinante para desprestigiarnos. Papeles cantan.
L.C.- No lo dudo. Pero ¿cómo la ONU ?
B.V.- ¿Pierde el tiempo con una ONG tan modesta como la nuestra ?
L.C.- Usted lo ha dicho.
B.V.- Porque denunciamos al gobierno ruandés por el asesinato de más de seis millones de personas, entre las que había nueve cooperantes españoles. Fue en el 2005.
L.C.- Queda lejos.
B.V.- Pero a principios del presente año, la Audiencia Nacional, a través de don Fernando Andreu Miralles, solicitó a la ONU la documentación confidencial sobre el expolio de la región de los Grandes Lagos. Además, a raíz de nuestra denuncia, se dictó orden de captura contra cuarenta altos cargos del gobierno ruandés.
Si el mismísimo presidente del país, Paul Kagame, viaja al extranjero, deberá ser detenido y llevado ante los tribunales españoles.
L.C.- Pero la acusación de la ONU contra ustedes
B.V.- Es una forma de desprestigiarnos. Tanto en Ruanda como en los países vecinos, se concentran los intereses empresariales de infinidad de compañías europeas y estadounidenses. Y a ninguna de ellas les interesa que se moleste a Kagame. Pero, claro, pese a la protección que le brindan, es un asesino conocido. Un juzgado francés también dictó orden de busca y captura contra él por el atentado aéreo que costó la vida a quienes eran presidentes de Ruanda y de Burundi.
L.C.- ¿Me habla ?
B.V.- De 1994. El avión en el que viajaban Junénal Habyarimana y Cyprien Ntaryamira estalló cerca del aeropuerto de Kigali.
Y el responsable fue Kagame. Desde entonces Ruanda vive envuelta en el terror. Incluso se persigue y se atenta contra ruandeses en el exilio. Se atentó contra Victoire Umuhoza, en París. Se halla muy grave.
L.C.- ¿Quién es Umuhoza ?
B.V.- La mujer que tiene que liderar las Fuerzas Democráticas Unificadas en las elecciones de 2010. El FDU reúne población hutu, tutsi y twa en busca de configurar un país que mire hacia el futuro. Y ya ve
L.C.- Me ha dicho que la ONU les acusa a ustedes, los de la Fundació s'Olivar, de financiar la guerrilla.
B.V.- Sí
L.C.- ¿Puede ser más concreto?
B.V.- Supone que desviamos al FDRL cincuenta mil euros que nos habría entregado el Govern de las Illes Balears para patrocinar la construcción de un centro de acogida para niñas violadas y prostituidas.
L.C.- ¿Y el albergue se hizo ?
B.V.- ¿Cómo se iba a hacer si el Govern aún no nos ha entregado el dinero ? La actitud de la ONU es de una ilógica aplastante.
Pero se entiende. En Ruanda se encuentra un ejército de cascos azules que, más que pacificar el país, ayudan a mantener la situación de abuso y pillaje. En los Grandes Lagos hay petróleo, diamantes
L.C.- La querella de ustedes
B.V.- Fue admitida a trámite sin ningún problema, y en febrero de 2008 la Audiencia Nacional dictó sentencia. Se ordena a cuarenta altos cargos de la administración ruandesa que comparezcan ante la justicia española.
L.C.- ¿Y esto no supone algo así como un brindis al sol?
B.V.- Depende. Puede que sí. Tres de estos ruandeses reclamados por el fiscal Andreu Miralles fueron detenidos por la policía de la República de Sudáfrica, y el gobierno español rehusó hacerse cargo de ellos. La influencia de la ONU es determinante. Pero la honestidad y la valentía de Carrero pueden con todo. De ahí que se pretenda desprestigiarlo públicamente. El mismísimo juez
L.C.- ¿Se refiere a Fernando Andreu Miralles ?
B.V.- El mismo. El juez Andreu ha escrito a los miembros de la comisión investigadora rogándoles que se abstengan de difamar a un inocente. La ONU se aprovecha de la desinformación de la ciudadanía respecto a lo que está pasando en el Àfrica subsahariana.
Es indignante.
L.C.- ¿Quién es Juan Carrero?
B.V.- Una persona honesta con una formación humanística muy sólida. Estudió filosofía y teología. Es un luchador infatigable a favor de las causas más justas. Fue de los primeros objetores de conciencia que hubo en España. Era en tiempos de Franco. Y tuvo que exiliarse. Colaboró con las comunidades indígenas de Argentina
L.C.- ¿Y en qué trabaja actualmente? ¿Qué hace en Mallorca?
B.V.- Él es de Arjona, en Jaén. Y vive en s'Olivar, en Estellencs.
Se casó con Susana Volosín, la psicoanalista. Se conocieron en Francia, en la Comunidad del Arca, que fundara Lanza del Vasto, aquel gran pacifista, seguidor de Gandhi
L.C.- Vale.
B.V.- Susana y él han convertido s'Olivar en un agroturismo enfocado al silencio y a la contemplación.
L.C.- ¿Ha pensado, usted, en viajar a Ruanda?
B.V.- ¿Quiere que me maten ?
L.C.- No, por supuesto.
B.V.- Pues me matarían. ¡Y no le digo a Carrero ! Es tan odiado por el gobierno ruandés que ni en Mallorca puede sentirse seguro. Hemos solicitado al delegado del Gobierno que lo proteja.

En Ruanda hay unas minorías que nadan en la abundancia. ¿El resto de la población ? ¡Imagíneselo! Los índices de mortalidad escandalizan.
No hay política sanitaria ni educativa.e esfuerzo por estar metido en el mundo y estar al tanto de las tendencias artísticas que van surgiendo ”

L.C.- Iba a preguntarle cómo se vive en Ruanda.
B.V.- Hay unas minorías que nadan en la abundancia. ¿El resto de la población ? ¡Imagíneselo! Los índices de mortalidad escandalizan.
No hay política sanitaria ni educativa. Los únicos que trabajan para el bien de la colectividad son los misioneros y los cooperantes.
L.C.- Entonces la guerrilla está más que justificada.
B.V.- Sí. Aunque es un sí con matices, porque sus acciones sirven de excusa a Kagame para mantener activado un dispositivo policial propio de una dictadura. Y las grandes potencias le apoyan con el pretexto de que pacifica el país. En definitiva, la guerrilla es la excusa perfecta para continuar asesinando inocentes.
L.C.- Hábleme de usted. Seminarista, estudios de filosofía, empresario de la madera
B.V.- Es fácil de resumir. Soy un empresario que tuvo la suerte de formarse con grandes humanistas. Bartomeu Bennàssar, Tomeu Dolç, el Padre Oliver Sus lecciones me han servido muchísimo en mi vida empresarial. Y me han mantenido ligado a la Iglesia, aunque en el Obispado no me vean con muy buenos ojos. Eso sí, me compenetré muchísimo con don Teodor Úbeda, el anterior Obispo.
Me amonestaba cariñosamente cuando me implicaba demasiado en ciertos temas. Pero a continuación me pedía que no dejara de ser como soy.
L.C.- Regresó de Roma con una licenciatura en letras. Pudo dedicarse a la enseñanza.
B.V.- O continuar estudiando. Se lo digo, porque estuve a punto de irme a Barcelona para ampliar estudios. Pero mi padre ya había envejecido y el negocio le exigía un esfuerzo excesivo. Así que le sustituí. Crecimos empresarialmente y ahora somos tres socios, todos de la familia. Pero Carpintería Vicens no ha abandonado la línea honesta, ecologista y socializante que siempre la ha caracterizado.
L.C.- Aún así, dada su formación, habrá tenido que superar contradicciones.
B.V.- Por supuesto. Pero las contradicciones, si se analizan, dejan de serlo. Por otra parte, el trabajo del carpintero es compatible con la protección del medio ambiente. Carpintería Vicens es una de las empresas que integran la Fundació +02.
L.C.- ¿De qué me habla ?
B.V.- Para que me entienda: contribuimos a preservar el entorno natural. A principios de mes sembramos mil árboles en el Parc Natural de Llevant.
L.C.- ¿Cómo nacen sus inquietudes sociales?
B.V.- En el seminario. Ya le he dicho mis influencias. El profesorado le marca a uno Cuando las últimas cinco condenas de muerte dictadas por Franco, algunos jóvenes de la parroquia de l'Encarnació colgamos, presidiendo el altar, una pancarta que decía "El quinto, no matarás".
¡La que armamos ! Suerte del párroco, que nos protegió. Debió de ser Joan Darder o Pep Antoni Fuster, no lo recuerdo exactamente.
L.C.-
B.V.- Me rebelo contra la injusticia. En los últimos tiempos de Franco, los jóvenes tuvimos motivo para empuñar las armas.
A veces pienso que faltó muy poco, poquísimo, para que las empuñáramos.
L.C.- Como en Ruanda.
B.V.- Exactamente. Como en Ruanda. Aunque lo de Ruanda es peor que lo de aquí. El genocidio de los Grandes Lagos es apocalíptico.
¡Estamos hablando del asesinato de siete millones de personas ! Y el primer gran culpable es Paul Kagame, un asesino protegido por las grandes potencias. Sus esbirros atentan en cualquier lugar del mundo. Uno de los testigos de nuestra querella contra el genocidio, Cristophe Hakizabera, sufrió un atentado. Y Hakizabera reside en Francia, es un intelectual respetado
L.C.- Ante las presiones de la ONU ¿han pensado en retirar la querella?
B.V.- ¿Quién ?
L.C.- Usted, Juan Carrero, la Fundació s'Olivar
B.V.- De ninguna manera. Ya nos las apañaremos para superar las dificultades... Recientemente, un alto cargo de Exteriores, Àngel Losada, ha estado en Ruanda y ha invitado al ministro de Justicia ruandés a viajar a España. Todo esto es doloroso, vergonzante.
L.C.- Igual Carrero no piensa como usted.
B.V.- Le conozco. Es un pacifista, pero no da un paso atrás.
Seguiremos apoyando la candidatura a la presidencia ruandesa de Victoire Umuhoza y continuaremos promoviendo el llamado Diálogo Intra Ruandés. Cada vez hay más tutsis que comparten con los hutus su oposición a Kagame. Vamos a agobiarle. Acabará por ceder el poder.
L.C.- ¿Está seguro?
B.V.- Ningún dictador dura tanto como Franco. Y Kagame ya lleva más de diez años en el gobierno. ¡Si Estados Unidos dejara de apoyarle ! Parece que Obama no ve con buenos ojos lo que está pasando.
L.C.- Obama, Nobel de la Paz. ¿Es una burla?
B.V.- Si le comparamos con Bush, se merece el premio. Pero aún no ha demostrado nada. Ha generado esperanzas, eso sí
L.C.- No ha abolido la pena de muerte.
B.V.- Lo que demuestra la injusticia del premio. Después de China y los países islámicos, Estados Unidos es el país con un mayor índice de ejecuciones. Pero, bueno, ya lo sabemos. Allí donde hay pena de muerte se desprecia la vida.
L.C.- Y la dignidad de la persona.
B.V.- Y la dignidad. ¡Si lo tendré presente ! ¿Sabe cuál es mi catecismo ?
L.C.- Dígamelo.
B.V.- El librito con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. No pesa más que una moneda. Y lo llevo siempre conmigo.