Miquel Ambrós: «Un sacerdote es un hombre con las tendencias y los impulsos de todo varón»

| Palma |

Valorar:

Todos los domingos y fiestas de guardar acude a las 11 de la mañana a la Iglesia de Santa Fe de Palma para oficiar, en el idioma ucraniano, una eucaristía católica de rito bizantino,dedicada, principalmente, a los inmigrantes rusos y de la Europa del Este que allí se congregan. Miquel Ambròs Albertí nació en Banyalbufar el 23 de diciembre de 1940. Diplomado en ciencias religiosas orientales, le gusta la música clásica: Bach, Beethoven, Brahms... y el cine: Dreyer, Welles, Hitchcok, Polanski, Fellini, Visconti...

Es un intelectual: escribe, investiga, estudia, lee y disfruta del arte, la música, el cine, el teatro... Ha sido profesor de instituto. Actualmente cada domingo ejerce de capellán de los ucranianos católicos de rito bizantino en la Iglesia de Santa Fe de Palma.
Xisco Busquets.- ¿Dónde aprendió el idioma ucraniano?
Miquel Ambrós.- Estudié lenguas eslavas (eslavo, ruso y ucraniano) en la Universidad de Munich y tuve ocasión de practicar el idioma ucraniano con la comunidad presente en la ciudad.
X.B.- ¿Cuánta gente acude a sus eucaristías?
M.A.- Los domingos ordinarios vienen unas 60 personas; las grandes fiestas (Navidad, Epifanía, Pascua, Transfiguración) un centenar.
X.B.- Usted nació en Banyalbufar, ¿Imprime carácter ser de un pueblo tan hermoso como el suyo?
M.A.- Creo que sí. Somos más sensibles a la naturaleza y a su conservación, con lo cual aumenta nuestra capacidad de captar todo lo bello.
X.B.- Fue un avanzado en su tiempo y a veces incomprendido ¿Por qué?
M.A.- Por mi inconformismo. Cuando tengo las ideas claras sobre cuestiones religiosas, políticas, sociales, culturales, las pongo en práctica sin que me importe si gustan o no a los demás. Además siempre me ha gustado provocar.
X.B.- ¿Sigue provocando con sus escritos?
M.A.- (Risas) Ahora hago narraciones breves sobre los contemporáneos de Jesús de Nazaret, no según la doctrina y dogmas posteriores, sino metiéndome en la mentalidad de aquellos hombres y mujeres, a partir de las técnicas teatrales de construcción de un personaje y de los estudios bíblicos más recientes.
X.B.- Si no hubiera elegido ser sacerdote, ¿Qué le hubiera gustado ser?
M.A.- Director de una orquesta sinfónica o de teatro.
X.B.- ¿A qué se debe que en el clero mallorquín haya más del consabido 6% de homosexuales?
M.A.- No lo sé. Lo que puedo decir es que un sacerdote es un hombre con las tendencias, orientaciones e impulsos propios de todo varón, y se calcula que un 10% más o menos de hombres son homosexuales. Por tanto, no me extraña que exista el porcentaje de curas homosexuales que citas. Además la homosexualidad es otra forma de ejercer la sexualidad tan legítima como la heterosexualidad. Lo que es del todo inaceptable es la pederastia.
X.B.- ¿Está a favor de la apertura de 'armarios' o por el contrario piensa que pertenece a la intimidad de cada ser humano?
M.A.- Sí, a favor, mientras la persona afectada esté de acuerdo.
X.B.- Miquel, usted es un sacerdote, diríamos que atípico, ¿no?

Nunca estuve de acuerdo con el franquismo. No olvide que pasé 8 años en Montserrat y estuve bajo las órdenes del abad Escarré, represaliado por el franquismo”

 

M.A.- ¿Por qué lo dice?
X.B.- Por ejemplo, usted, cuando Franco, no comulgaba con la ideología franquista, ¿verdad?
M.A.- Nunca estuve de acuerdo con el franquismo. No olvide que pasé 8 años en Montserrat y estuve bajo las órdenes del abad Escarré, represaliado por el franquismo.
X.B.- También estuvo durante años sin parroquia, dedicado a la enseñanza. Realmente ¿ha ejercido de sacerdote?
M.A.- Siempre estuve a disposición del obispo Úbeda y de las parroquias que necesitaban mis servicios y nunca me negué a prestarlos.
X.B.- ¿Cuál es la misión de un presbítero en un mundo que avanza a pasos forzados hacia el laicismo?
M.A.- Ser, de acuerdo con la parábola evangélica, la levadura que fermenta toda la masa. Por eso no me asusta que sean pocos los sacerdotes y también pocos los verdaderos creyentes.
X.B.- ¿Y por qué el mundo camina hacia el laicismo?
M.A.- En España, es una reacción normal a los siglos de alianza entre el trono y el altar, y por los 40 años de nacional-catolicismo. Y, en general, se van sacrificando los valores cristianos y humanos en el altar del consumismo y del mercado. En una sociedad que busca siempre aquello que sirve para lo que sea, se hace difícil aceptar la fe cristiana que, en un nivel mundano, no sirve para nada y es pura gratuidad.
X.B.- Y la televisión, amigo Miquel. Antes el Gobierno utilizaba la religión para tener idiotizada a la gente, ahora, con la televisión, ya no les necesita, ¿Es por esto que las iglesias están vacías?
M.A.- En parte sí, pero no podemos olvidar que el mensaje cristiano es gratuidad pura, como he dicho ya. No se puede imponer, como en épocas pasadas.
X.B.- Un Papa en Roma que está más cerca de los poderosos que de los que sufren y a nivel local, las iglesias, de cada día, pierden más feligreses...
M.A.- Sí, pero la jerarquía no siempre sabe interpretar los signos de los tiempos. Vive demasiado preocupada en conservar y condenar, en vez de promocionar, convencer y buscar nuevos horizontes. Escucha muy poco a la sociedad actual.
X.B.- ¿Qué sentido tiene hoy en día el cristianismo?
M.A.- Llevar a la práctica los valores del evangelio, que son, hablando en lenguaje político, su constitución, y no el Derecho Canónico.
X.B.- Usted ¿Por qué permanece en la Institución? ¿Se siente cómodo? ¿Acepta de buen grado todo lo que predica su 'jefe' el Papa de Roma?
M.A.- Sí, me siento cómodo en la Institución, porque a través de ella, a pesar de sus carencias y defectos, descubro la Iglesia, que me ha dado a conocer la Trinidad y a Jesús de Nazaret. El Papa no es mi jefe, es un intérprete -no el único- de nuestro único Jefe (perdón por la palabra): el Dios y Padre de Jesucristo.
X.B.- ¿Desaparecerá la Iglesia actual si llega el Nuevo Orden Mundial?
M.A.- No lo creo. Si no ha desaparecido por sus pecados, no hay orden que la haga desaparecer.
X.B.- ¿Qué perspectivas de futuro tiene?
M.A.- Renovarse, aggiornamento (ponerse al día) como dijo el papa Juan XXIII y el Concilio Vaticano II, siempre en el espíritu del Evangelio.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.