El glamour de los Goya

Valorar:
preload
La actriz Paz Vega lució un original vestido de Hannibal Laguna.

La actriz Paz Vega lució un original vestido de Hannibal Laguna.

14-02-2010

Penélope Cruz no ha ganado el Goya a la mejor actriz, sino Lola Dueñas, pero ha sido esta noche la reina de la XXIV edición de los premios con un modelazo blanco de Gianni Versace «vintage» y, sobre todo, porque, por fin, ha aparecido en un acto público y oficial en España al lado de Javier Bardem. Con el pelo suelto, algo más rubia de lo que estaba los últimos meses, la actriz, que lucía unos larguísimos pendientes de diamantes de Chopard, ha paseado el modelo, en blanco roto, con las costuras recamadas con cristales y escote palabra de honor en forma de pétalo, y unos zapatos de plataforma con tacones vertiginosos

El estilista de la ceremonia, Vicente Ruiz, estaba empeñado en que los candidatos, actores y presentadores vistieran de «glamour» la alfombra verde -el patrocinador manda en el color- y así ha sido en buena parte aunque todavía no haya desterrado la camiseta -Oscar Jaenada ha tenido la culpa- y todavía se vea, y mucho, el «antitelevisivo» color negro.

La ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, optó por un vestido largo gris, con un plisado amplio en el cuello, de Amaya Arzuaga, como la actriz Nausicaa Bonin, que eligió un traje verde corto, y la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, con un traje largo de color plata de Hannibal Laguna.

A pesar de las «advertencias» del estilista, el negro ha sido «el color» de Paz Vega, con un modelo de Hannibal Laguna en corte estructurado; Maribel Verdú, en una composición de gasa de Nina Ricci; y Ana Belén, con un atrevido modelo en gasa de Jesús del Pozo que dejaba poco a la imaginación.

Otras «de negro» han sido Cayetana Guillén Cuervo, con un Oscar de la Renta con pedrería; Emma Suárez, de vaporoso Armani y con zafiros en sus zapatos; Lola Dueñas, de Alberta Ferreti; Goya Toledo, con una falda de volantes y el cuerpo con brillos, del libanés Eli Saab, el mismo elegido por Verónica Sánchez, en corto y de negro y plata.

De «sirena» vistieron Belén Rueda, con un modelo de Carolina Herrera de color bronce, el mismo que el de Natalia Verbeke, espectacular con un vestido muy escotado en la espalda de Antik Batik, o Carme Elías, con un ajustado vestido verde oscuro de terciopelo de Cortana.

Manuela Velasco ha elegido Dior y el color verde; Leticia Dolera, a Cortana y el rojo; y Marta Etura a Oscar de la Renta y el rojo y la gasa mientras que Blanca Romero ha preferido a Carolina Herrera con un modelo de falda negra y blusa sin mangas de color blanco.

Las joyas más espectaculares las que Bárcena ha prestado a Goya Toledo y Belén Rueda, las de Bulgari de Maribel Verdú o las de Chopard de Penélope.

Los hombres han hecho caso al estilista y han optado por el traje oscuro y el esmoquin, firmados por Armani y Vitorio y Luchino pasando por Hugo Boss, Cavalli, Armand Bassi, Dolce y Gabanna, Ralph Lauren o Dsquare, complementados con camisas blancas de piqué, como la que llevaba Alejandro Amenábar.

Amenábar, con traje de Dsquared, se había puesto por primera vez pajarita para «perder».

Al que le quedaba de «dulce» el traje -de Guzmán- era al presidente de la Academia, Alex de la Iglesia, que ha revelado que ha adelgazado 35 kilos en seis meses «a base de no comer pan ni pasta ni cenar».