Lady Gaga, víctima de uno de sus vestidos

| Los Ángeles |

Valorar:
preload
Lady Gaga nos tiene acostumbrados a sus modelitos imposibles.

Lady Gaga nos tiene acostumbrados a sus modelitos imposibles.

22-07-2009 | Redacción Digital

Además de hacer daño a la vista, uno de los excéntricos modelitos de la cantante Lady Gaga ha estado a punto de hacerle daño a ella misma. La cantante se ha visto obligada a deshacerse de uno de sus extraños vestidos durante un vuelo de Londres a Estados Unidos cuando las piernas se le empezaron a hinchar, por lo que llegó a temer estar sufriendo una trombosis venosa profunda.

En su última aparición en la televisión, en el programa Friday Night with Jonathan Ross de la BBC la cantante presumió de cuán lejos sería capaz de llegar para no vestir ropa cómoda y normal.

"Prefiero morir antes que mis fans no me vean con un par de plataformas. Nunca dejaré de utilizar mis pelucas ni mis sombreros para nada », confesó en directo.

Así que, rumbo a su último concierto, se presentó en el aeropuerto londinense de Heathrow con un llamativo vestido formado por tiras de cinta adhesiva de color negro y amarillo y unos zapatos gigantes azules diseñadas por el modisto Alexander McQueen.

El conjunto era tan exageradamente incómodo que empezó a provocar en el artista los primeros síntomas de la peligrosísima enfermedad trombosis venosa profunda, más conocida como TVP.

Gracias a la experimentada tripulación que insistió en que el artista se quitara la ropa rápidamente, Lady Gaga pudo salvarse.

«Gaga era un caso de alto riesgo de TVP, así que le aconsejamos que se cambiara de ropa. Pero el vestido pesaba tanto que necesitó ayuda para quitárselo », comentó un trabajador de las aerolíneas.

«Además se mostró personalmente ofendida cuando tuvo que quitarse también las plataformas. Se ve que las llevaba en memoria de su amigo Alexander », ha añadido.

La verdad es que Lady Gaga nos tiene muy acostumbrados a disfrutar de sus excéntricos looks tanto en sus conciertos como en la última gala de los premios Grammy, por ejemplo, donde consiguió no defraudar a sus fans.