Carla Bruni, ahora periodista de «Le Figaro»

| París |

Valorar:
preload
EFE - ITALIA G8 CUMBRE - POL - TREATIES AND INTERNATIONAL ORGAN - SUM307 L' AQUILA (ITALIA), 9/7/2009.- Carla Bruni, esposa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, asiste a una rueda de prensa de su marido en la segunda jornada de la cumbre del G-8 en la localidad italiana de L' Aquila hoy, jueves 9 de julio. Los jefes de estado y de gobierno de los países industrializados del G8 se reunieron hoy con los líderes de los países emergentes del G5.

EFE - ITALIA G8 CUMBRE - POL - TREATIES AND INTERNATIONAL ORGAN - SUM307 L' AQUILA (ITALIA), 9/7/2009.- Carla Bruni, esposa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, asiste a una rueda de prensa de su marido en la segunda jornada de la cumbre del G-8 en la localidad italiana de L' Aquila hoy, jueves 9 de julio. Los jefes de estado y de gobierno de los países industrializados del G8 se reunieron hoy con los líderes de los países emergentes del G5.

10-07-2009 | Efe

La primera dama francesa, la ex modelo y cantante Carla Bruni-Sarkozy, ha añadido a sus múltiples y variadas actividades de trabajo la de periodista, concretamente la de redactora jefa del suplemento femenino del diario «Le Figaro».

La esposa del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha aceptado la oferta para dirigir el suplemento «Madame Figaro», pero sólo el próximo número, que estará a la venta el sábado día 27, en todos los kioscos del país.

Como adelanto, la publicación avanza extractos del «especial Carla» en su página web, donde ha colgado varios vídeos en los que la esposa del presidente francés contesta a las preguntas de los lectores/as.

Una de las cuestiones que le han planteado se refiere a cómo puede conciliar su vida familiar con la laboral y con sus obligaciones de primera dama.

«Intento organizarme (...) No es muy difícil», responde, antes de precisar que prefiere escribir su música por la noche y pasar tiempo con su familia durante el día.

Lo que le resulta más complicado es conciliar su vida de madre con la de artista: «me gustaba trabajar de noche, pero, desde que tengo a mi hijo, tengo que levantarme temprano».

A la cuestión de cómo se toma los rumores y las habladurías de la gente sobre ella, asegura que le afectan, y mucho, cuando surgen de su círculo más íntimo, pero, en el resto de los casos, «no me importa lo que se dice de mí», agrega.