Madonna se cae durante su actuación en los Brit Awards

| Londres |

Valorar:

Caída de Madonna en pleno espectáculo.

26-02-2015 | Youtube

Una caída sobre el escenario de Madonna, que cerró los Brit Awards con su interpretación de «Living For Love», fue la principal anécdota que marcó la ceremonia.

Poco después de conocerse la lista de los premiados, la cantante subió al escenario vestida de torero y con una gran capa para interpretar su 'Living for love', tema extraída de su nuevo disco 'Rebel Heart'.

En un momento de su actuación, la diva fue a quitarse la capa y cayó de espalda desde lo alto de unos escalones golpeándose fuertemente contra el suelo. Aún así, con una gran dosis de profesionalidad, la cantante no tardó en recoger el micrófono del suelo para continuar con el espectáculo.

Premios

El cantautor Ed Sheeran dominó este jueves la gala de los premios Brit, los más importantes de la industria musical británica, al llevarse los galardones a mejor artista y mejor álbum por delante del intérprete de pop-soul Sam Smith, que optaba a repetir su reciente éxito en los Grammy.

En una gala en el pabellón O2 Arena de Londres, Sheeran se impuso con su disco «X» en la categoría más relevante de la velada al trabajo de Smith «In The Lonely Hour», y superó asimismo a los artistas Damon Albarn y George Ezra, que sonaban como favoritos al mejor intérprete británico del año.


Smith y Sheeran, los más comerciales este año en el Reino Unido y que habían establecido una cierta batalla personal por hacerse con el protagonismo de los Brit Awards, fueron dos de los artistas que subieron al escenario esta noche para mostrar su mejor versión en directo.

Smith interpretó el íntimo y emotivo «Lay Me Down», su primer sencillo, mientras que Sheeran, armado con una guitarra acústica, optó por el más rockero «Bloodstream».

El veterano grupo Take That, el compositor e intérprete George Ezra y la estrella del pop Taylor Swift completaron las actuaciones ante los miles de espectadores que abarrotaban el O2 Arena.

El destino de los principales premios tardó pocos minutos en comenzar a aclararse. Sheeran fue el primero en subir al escenario para recoger una de las estatuillas blancas diseñadas por la afamada artista Tracey Emin, que le coronaba como mejor artista británico del año.

«Es un gran modo de comenzar la velada», admitió Sheeran al recoger el premio de las manos de los actores Rita Ora y Orlando Bloom.

Al final de la noche, el cantautor de Halifax volvió a acaparar todas las miradas al llevarse el premio al mejor álbum, el más esperado.

Entre medio, Smith, superventas en el Reino Unido y los Estados Unidos, ganador de cuatro premios Grammy a principios de febrero, tan solo recibió atención para recoger dos premios menores, al «éxito global» por sus ventas internacionales y a la mejor actuación de debut.

El premio a la mejor banda británica fue para Royal Blood, que recogió el galardón de las manos del guitarrista Jimmy Page y se impuso, entre otros, al grupo juvenil One Direction, que tuvo que conformarse con el reconocimiento al mejor vídeo por «You and I».

«Es una enorme sorpresa para nosotros, aunque probablemente lo es aún más para todos ustedes, porque quizás no saben ni quienes somos», dijo sobre el escenario Mike Kerr, guitarrista de la banda.

En cuanto a la mejor artista británica femenina, la distinción fue para Paloma Faith, que había estado nominada en otras dos ocasiones.

«Estoy conmovida. He venido tantas veces. Soy una gran fan de Tracey Emin y una gran fan de las mujeres en todo el mundo. Me ha costado 14 años llegar hasta aquí y significa mucho», dijo la cantante con lágrimas en los ojos.

La pareja cómica Ant and Dec, habituales de la televisión británica, tomaron en esta edición el relevo en la conducción de la gala del actor James Corden, que presentó el evento los últimos cuatro años y que quedará en la memoria de los espectadores por haber interrumpido el discurso de Adele en 2012.

En uno de los momentos álgidos de la ceremonia, la estadounidense Kim Kardashian salió a escena para hacerse un «selfie» con los presentadores y dar paso a la actuación de su esposo, Kanye West.

El piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton y la cantante Ellie Goulding se encargaron de entregarle a la estadounidense Taylor Swift el premio como mejor artista internacional del año.

«He actuado en Inglaterra durante ocho años y este es mi primer premio Brit. Estoy muy feliz», dijo Taylor, que rindió tributo a Sheeran.

«No estaría aquí arriba si no fuera por uno de mis mejores amigos, que me llevó a los 'pubs', me enseñó cómo hacer una buena taza de té y me enseñó todo lo que hay que sé sobre el Reino Unido», dijo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.