Sigue la tradición

A. Estabén | 29/11/2014

Valorar:
preload
La lechona o las carnes elegidas que se llevan a cocer al horno Reina María Cristina llevan un número para su identificación. En este establecimiento también las preparan por encargo.

La lechona o las carnes elegidas que se llevan a cocer al horno Reina María Cristina llevan un número para su identificación. En este establecimiento también las preparan por encargo.

29-11-2014
LechonaLechonaLechona

La carne de lechona es una de las más apreciadas por los consumidores que siguen la tradición de llevarla a sus mesas en las fiestas navideñas.

LechonaEl trabajo de prepararla para el asado y vigilar su punto de cocción lleva su tiempo. Una opción segura es la de llevarla a cocer a un horno, como se solía hacer antaño, actividad que ha ido desapareciendo a medida que se iban implantando los hornos eléctricos.

Uno de los que lo lleva a cabo en Palma es el horno de Reina María Cristina, en el que Margalida Serra y Jaume Torrens, su hijo, realizan este trabajo.

Asados

Jaume Torrens señaló que «el día 24 de diciembre, a partir de las 9.00h, nos pueden traer los asados hasta las 19.00h. El 25 de diciembre, día de Navidad, y el 26 también asamos desde las 9.00 hasta las 13.30h. Otra fecha en la que asamos las carnes es el 6 de enero, día de Reyes. Desde las 9.00h con tope de recogida a las 13.30h».

LechonaEste mes de noviembre se ha ido vendiendo la lechona en los mercados municipales. «Es muy positivo comprarla ahora -señala el carnicero del mercado de l’Olivar, Miguel Sastre- si uno quiere ahorrarse 20 euros. El distintivo de la lechona mallorquina está en un crótalo amarillo, que es la garantía de calidad.

El precio de la pieza de 4 a 6 kilos, que puede ser de raza blanca o negra se vende ahora entre los 58 y los 65 euros. Las piezas entre 6 y 10 kilos puede oscilar su precio entre los 65 y 68 euros».