Nuevo Audi Q2

|

Valorar:
Visto 1080 veces
preload
Su carácter polivalente y la finura del motor son sin duda dos de los grandes atributos con los que cuenta este nuevo modelo.

Su carácter polivalente y la finura del motor son sin duda dos de los grandes atributos con los que cuenta este nuevo modelo.

05-02-2017 | Miquel Àngel Llabrés

El vehículo que hemos probado esta semana es el nuevo Q2, un modelo que ha empezado a formar parte de la gama Audi desde finales del 2016. Se trata de un interesante SUV con una serie de curiosidades. Para empezar, en el nuevo modelo hay influencia italiana ya que la marca alemana contó para su desarrollo con la colaboración de Italdesign, el célebre carrocero italiano fundado por Giugiaro. Otra elemento curioso es el nombre, ya que en principio parece ser que el nuevo modelo tenía que denominarse Q1. La marca alemana denomina a este modelo como indefinible ya que se trata de un SUV, deportivo, allroad, quattro, coupé..., con lo que es muy difícil adjetivarlo con una sola etiqueta.

Estéticamente, el Q2 se diferencia bastante del resto de la gama al tratarse de un vehículo mucho más cuadrado y robusto, mezclado con otros vehículos de Volkswagen, sobre todo si nos fijamos en la parte posterior del modelo.
La parte delantera sí que es típicamente Audi, con unos faros con una excelente iluminación led, a los que rodea una gran parrilla negra con los característicos cuatro aros de la firma alemana. Y la parte posterior nos recuerda al Volkswagen Polo, con unos faros más o menos cuadrados e iluminación led. Visto lateralmente podemos resaltar la musculación propia de los SUV, con unos voladizos delanteros y posteriores muy interesantes. Además se muestra más alto que un vehículo normal de cinco puertas.

PROPULSORES
En cuanto a las motorizaciones, se encuentra disponible con propulsores de gaolina y diésel que arrancan en los 116 CV, llegando hasta los 190 CV, que no están nada mal. Además cabe la posibilidad de equiparlo con tracción quattro.

El modelo que hemos probado es el 1.6 TDI de 116 CV. Se trata del propulsor de 4 cilindros y 1.598 cc, que cuenta con unas prestaciones suficientes aunque no explosivas. Si lo que se quiere es un vehículo no excesivamente dinámico, que consuma poco y bastante silencioso este es el ideal.

Para acelerar de 0 a 100 Km/h este modelo tarda 10,3 segundos, que es una cifra discreta aunque suficiente para sentir ciertas dosis de dinamismo. Los 197 Km/h de velocidad máxima es una cifra más que generosa.

En la recuperación, este motor se muestra bastante rápido a la hora de volver a subir de vueltas, un hecho que suele ocurrir con los vehículos con motores 1.6, gracias a un cambio muy bien equilibrado. Este propulsor se muestra bastante eficiente en cuanto a consumo, ya que la media que anuncia la marca de 4,4 litros a los 100 Km, sin ser la mejor de la categoria, sí que es buena, teniendo en cuenta que se trata de un SUV con un cierto peso y envergadura.

El interior del Q2 sorprende en cuanto a espacio. Si bien exteriormente tiene la apariencia de vehículo de dimensiones reducidas, el interior se muestra muy capaz en todas las cotas. De hecho, tres adultos pueden viajar cómodamente sin que las piernas padezcan al tener un suficiente espacio. Quizá la altura puede llegar a ser un inconveniente si viaja una persona bastante alta ya que el interior es relativamente bajo. El maletero también muestra una muy buena capacidad, con 405 litros. Si bien no destaca por su gran amplitud, la altura es muy notable, con lo que «admite» paquetes de grandes dimensiones sin problema.

El marcador y la consola central son típicos de los últimos vehículos de la marca alemana. Así el primero combina los elementos analógicos (marcador parcial y cuentarrevoluciones) con los luminosos (temperatura y carburante) y con los digitales (ordenador de a bordo central). Todo ello conforma un conjunto muy armónico y de fácil lectura, sin excentricidades absurdas.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.