Los Príncipes de Asturias, portada de revista

Valorar:
preload
El reportaje analiza el futuro de los Príncipes.

El reportaje analiza el futuro de los Príncipes.

16-02-2010 | Vanity Fair

La revista 'Vanity Fair' publica en su edición de marzo un amplio reportaje sobre los Príncipes de Asturias en el que afirma que fuentes de la Casa Real reconocen que Don Felipe está ya preparado para suceder al Rey y convertirse en Felipe VI. Además, señalan que Doña Letizia tendrá un papel fundamental en esta tarea gracias a su cercanía con la ciudadanía.

La publicación explica que durante dos meses siguieron a los Príncipes para conocer de cerca su labor diaria, aunque no desvela si tuvieron alguna entrevista con ellos. «Da igual que consigas mantener discretos contactos con algún miembro de la Familia Real. Sus declaraciones, a veces obligadas medias palabras, no se pueden entrecomillar. Si para este reportaje entrevistamos a Felipe y Letizia no lo podemos contar», reconoce.

«Sin embargo, saben transmitir sus opiniones y son conscientes de los nuevos retos a los que se enfrenta la monarquía --continúa--. En noviembre don Juan Carlos cumplirá 35 años de reinado. Dicen en Palacio que el Príncipe ya está preparado para ser Felipe VI. Y Letizia, la más cercana a la ciudadanía, tendrá un papel fundamental».

La sucesión de Don Juan Carlos

A lo largo del reportaje se suceden las opiniones de diferentes personas muy cercanas a la Casa Real y algún amigo íntimo de los Príncipes. El periodista Luis María Ansón señala que Don Felipe es un hombre «más serio» que su padre y que estudia todos los temas «a fondo», aunque apunta que, a su juicio, no habrá ningún problema con la sucesión porque también cuenta con «un gran apoyo popular».

Para la Zarzuela, la clave para que el Príncipe no tenga problemas en el relevo de Don Juan Carlos se resume en «trabajo, trabajo y trabajo». Para ello, defienden que a la actividad pública se le suma «una intensa labor interna que no se ve». «No paran», aseguran en la Casa Real.

El reportaje repasa la trayectoria de Don Felipe y recuerda cuando pasó los dos últimos años de su formación en Georgetown junto a su primo el príncipe Pablo de Grecia. «Allí fue totalmente libre», recuerda su primo antes de explicar que Felipe «siempre ha crecido con la idea de que tenía que dar lo máximo de sí mismo por su patria».

La Secretaría del Príncipe cuenta ahora mismo con once funcionarios y cuatro ayudantes militares que se ocupan de todas las tareas de la pareja. Pero además, está a su servicio toda la estructura de protocolo, prensa y seguridad de la Casa Real, en la que hay «muchos militares, algunos diplomáticos y prácticamente ninguna mujer».

El "becario" del monarca

Cuando Don Felipe regresó de Estados Unidos en 1995 se decidió que se convirtiera «en una herramienta más al servicio de la Casa». «Era el becario del monarca, dijéramos», pone como ejemplo un portavoz de Zarzuela antes de recordar el importante papel que ha adquirido en Latinoamérica. «Ha trenzado un nivel de comunicación y de diálogo con la clase dirigente latinoamericana que resulta muy útil. Es un papel importante de relaciones en un área que es la pata fundamental de la política exterior española», resumen.

En la Casa Real reconocen que hoy en día ningún asunto le es ajeno al Príncipe, pero recuerdan que la Reina fue la única que en 2008 habló en público sobre la opción de una abdicación. «Ni el Rey está cansado ni el Príncipe impaciente», dijo entonces Doña Sofía. Con ella coinciden historiadores y políticos como el senador del PP Manuel Fraga, quien considera que el Rey, «mientras tenga unas condiciones físicas razonables, debe mantenerse en el cargo».

«*¿Por qué vamos a cambiar a este Rey magnífico si está en plena madurez? -se pregunta el ponente de la Constitución Gregorio Peces Barba-. Aunque doy fe de que el Príncipe está muy bien preparado, tiene la mejor formación de un político, la carrera de Derecho». El periodista Miguel Angel Aguilar también coincide en que «no hay ninguna duda» de que Don Felipe «está bien formado» y además «es bastante encantador».

Doña Letizia: Gran sentido de la realidad

Y según apunta 'Vanity Fair', Doña Letizia tendrá un papel «fundamental» en la sucesión gracias a su cercanía con los ciudadanos. «Es una mujer con un gran sentido de la realidad», señala Ansón. Además, la revista recuerda que ya Don Juan Carlos «lo intuyó» desde el principio y lo dejó claro en el brindis de la boda de los Príncipes: «Vuestra unión es semilla de continuidad dinástica y garantía de estabilidad para la monarquía parlamentaria», dijo el monarca entonces.

En el reportaje, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, reconoce además el papel que en ocasiones ha jugado Don Juan Carlos «en algunos enfrentamientos». «Todos los gobiernos han utilizado al Rey, eso ha sido permanente. Pero muchas veces, cuando ha habido una intervención del monarca, los diplomáticos han preferido no hacerla pública --revela una fuente de la Casa--. Si lo contamos anulamos su eficacia. Ya nos gustaría poder explicar exactamente para qué sirve la monarquía. Qué hacen el Príncipe o el Rey. Esa sería nuestra mejor campaña de imagen, pero entonces desactivaríamos su poder benefactor».

El Rey presentaría las cuentas "encantado de la vida"

En los últimos tiempos, las críticas a la Casa Real se centran en la opacidad de sus cuentas, algo que rechazan desde Zarzuela. «A una persona cuya única obligación es acudir a actos de este tipo y dar la mano, *podemos pagarle nueve millones de euros?», se pregunta el senador del PNV Iñaki Anasagasti. Sin embargo, desde la Casa Real defienden que «sólo son 87 céntimos por contribuyente».

Según afirman en la Casa Real, la privacidad de las cuentas está establecida en la Constitución. «El Rey informaría de cómo utiliza el dinero público, pero es algo que no le pide la Constitución. Si informase, estaría violando la ley, de la cual es garante. Cuando los diputados se pongan de acuerdo y la modifiquen, Su Majestad presentará sus informes encantado de la vida», sostienen. Además, recuerdan que todos los miembros de la Casa Real realizan anualmente la declaración de la renta, algo que no tienen por qué hacer público.