Naomi Campbell pide perdón entre lágrimas por su comportamiento

|

Valorar:
preload
La modelo ha pedido disculpas por su comportamiento violento.

La modelo ha pedido disculpas por su comportamiento violento.

14-11-2009 | KATRINA MANSON - REUTERS - X0210

Naomi Campbell por fin ha abierto su corazón. La modelo mostró su lado más tierno y débil durante la entrevista que Oprah Winfrey le hizo el lunes pasado en su programa, el 'talk show' más popular de la televisión estadounidense. Campbell, quien tuvo la oportunidad de explicar sus repentinos ataques de ira terminó en un mar de lágrimas, mostrando así un claro arrepentimiento.

Naomi Campbell quiso aprovechar su paso por 'The Oprah Winfrey Show', uno de los programas de mayor audiencia en Estados Unidos, para discurlparse por todo el daño que ha podido causar. «Me responsabilizo de todo lo que he hecho y me da mucha vergüenza», dijo refiriéndose a las agresiones que ha ocasionado más de una vez. «No tengo excusa para mi comportamiento», alegó.

La supermodelo, que cumplirá 40 años el mes que viene, comenzó hablando de los recientes incidentes violentos que ha cometido. Atacó a un conductor de limusina en Nueva York el pasado mes de marzo pero no presentaron cargos contra ella.

Hace dos años, la declararon culpable por agredir a dos policías en el aeropuerto de Heathrow en Londres. Un año antes, tuvo que hacer trabajos sociales por lanzarle un teléfono móvil a una de sus sirvientas. En el año 2005, un empleado la acusó de pegarle con su Blackberry y cinco años antes, también fue declarada culpable por agredir a otra sirvienta con el móvil y tirarla del coche en movimiento.

Pide perdón entre lágrimas

Con todo este currículum agresivo, Naomi Campbell reconoció que la soledad de su niñez tiene la culpa de su actual descontrol. «Todo esto viene de algo muy profundo», explicó la modelo. «Viene de otro tipo de desorden emocional porque no se trata de que si no se hace lo que yo quiero tiro cosas. Pienso que deriva de un tema de abandono y que he intentado construir una familia con gente que no lo es. Entonces, cuando siento que traicionan mi confianza, me derrumbo», continuó diciendo.

Fue su propia madre, Valeria Morris, que se encontraba entre el público del programa, quien la hizo recordar su triste infancia. «Sí que siento que la abandoné», contó. Al parecer Valeria dio a luz a Naomi cuando sólo tenía 19 años y era soltera. Así que decidió darle una mejor vida a su hija y por eso decidió dejarla al cuidado de otras familias para poder ella seguir su carrera como bailarina. Todo esto hizo que Naomi Campbell estallara en un mar de lágrimas y pidiera perdón por sus descontrolados ataques de ira.

Quien también se encontraba entre la audiencia era el actual novio de la modelo, el ruso Vlad. «Me gustan los hombres que saben lo que quieren, saben lo que están haciendo y toman sus propias decisiones», explicó Naomi. Gracias a él la modelo ha podido superar su adicción a la cocaína, algo que empezó cuando tan sólo tenía 24 años. «Te hacía sentir insaciable pero al final te destruía. Es realmente una droga del demonio», dijo Campbell quien asegura que hace ya seis años que no prueba la cocaína y un año y medio sin beber ni gota de alcohol.

Último episodio agresivo

Por último, Naomi Campbell quiso aclarar su último episodio agresivo. Al parecer, a principios del mes pasado, la modelo era acusada por haberle propinado un puñetazo a un cámara de ABC News tras una entrevista.

Naomi asegura que esa acusación es totalmente «falsa». «Definitivamente hay un efecto de sonido (añadido)» en el vídeo, explicó diciendo que ella lo único que había hecho era «mover» la cámara para poder salir del plató.

Esta fue la polémica entrevista donde le preguntaron si había recibido un «diamante en bruto» de parte del ex presidente liberiano Charles Taylor.

Sobre el tema de su primer encuentro con Taylor en la casa de Nelson Mandela en 1997, dijo: «El no fue invitado. No era parte de nuestro grupo, pero él se presentó». Finalmente dejó claro que no quiere participar en nada que la pueda relacionar con Charles Taylor.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.