Mel Gibson también sufre la crisis inmobiliaria

|

Valorar:
preload
El actor australiano Mel Gibson pasa un momento tumultuoso a nivel personal.

El actor australiano Mel Gibson pasa un momento tumultuoso a nivel personal.

01-02-2010 | Ballesteros - EFE

Al actor y director Mel Gibson también le ha afectado la crisis inmobiliaria ya que ha tenido que rebajar el precio que pedía por su mansión de Greenwich (Connecticut), cerca de Nueva York, en algo más de un 38%, aunque aún así ha obtenido por ella 24 millones de dólares (19,27 millones de euros).

Según informaba hoy el diario Greenwich Times, el director de «Braveheart» tasó la finca de unos 30 acres (más de 120.000 metros cuadrados) en 39 millones de dólares (31,3 millones de euros) cuando la puso a la venta en 2007, el año en el que estalló la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos.

Desde entonces, explicó el rotativo, ha tenido que ir reduciendo el precio hasta aceptar finalmente la oferta de 24 millones de dólares de la empresa inmobiliaria Cosette Property.

En cualquier caso, la operación no parece que haya sido una ruina para el cineasta, ya que por la propiedad pagó poco más de 9 millones de dólares cuando la adquirió en 1994.

Situada en una zona exclusiva, la ahora ex mansión de Gibson, de estilo Tudor y casi 1.500 metros cuadrados de superficie, fue construida en 1926 por el magnate financiero George Lewis Ohstrom.

Además de unos cuidados jardines, cuenta con un establo para cinco caballos, una cabaña de madera, una piscina y una estanque propio.

Guerra por la custodia de su hija

Gibson, de 57 años, acapara estos días la atención de la prensa sensacionalista por su disputa pública con su ex novia Oksana Grigorieva, de 40, por la custodia de su hija de 7 meses de edad y el dinero de su manutención.

Ambos pusieron fin a su relación en abril, meses después del nacimiento de Lucía, una niña que se ha convertido en el centro de la tensa pugna legal.

Desde entonces han aparecido denuncias de la cantante y pianista rusa contra el actor estadounidense de origen australiano por supuestamente haberla golpeado y partido varios dientes durante una discusión.

Los abogados del protagonista de «Mad Max» acusan a Grigorieva de incumplir el acuerdo que alcanzaron tras la separación sobre el derecho de visita del padre.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.