Eventos

Rafel y Joan Salas, dueños de la Sala Augusta: «La colaboración entre el cine y la prensa es fundamental para ambos»

Joan Riera | 03/05/2018

Valorar:
preload
Joan y Rafel Salas en su sala de proyección privada en la Rambla de Palma.

Joan y Rafel Salas en su sala de proyección privada en la Rambla de Palma.

03-05-2018 | T. Ayuga

La película sobre los 125 años de Ultima Hora será exhibida en la Sala Augusta de Palma entre este jueves y el día 10. Los propietarios de estos históricos multicines son Rafel y Joan Salas, que han dedicado toda su vida a la empresa familiar, siguiendo la estela de su abuelo y de su padre, Rafel, fallecido hace una década. Están seguros de que el cine «pasa por un gran momento. Otra vez se baten récords de asistencia cuando la cinta es atractiva».

—¿Ven importante la colaboración entre la prensa y el cine en los tiempos actuales ?

—Es fundamental, como ha sido siempre. No se puede concebir un periódico sin cartelera. Es lo primero que miran muchas personas. De la misma manera, la presencia de los estrenos en la prensa atrae muchos espectadores. Estamos ante una evidente simbiosis (afirman tanto Rafel como Joan).

—¿Tiene peso la crítica cinematográfica en la elección que hace el espectador ?

—Muchísimo. Las críticas se leen y ayudan a elegir. Tenemos comprobado que los críticos de Ultima Hora tienen mucho peso (afirma Rafel). Otro aspecto importante es el boca a boca de los ya han visto la película. Por eso es importante mantener una película en cartelera aunque los primeros días obtenga resultados mediocres. Si tienes fe en la cinta y aguantas el público acaba trayendo nuevas personas a las salas. Lo tenemos comprobado (apostilla Joan).

—La historia de su empresa va muy ligada a Ultima Hora ...

—Por supuesto. Nuestra familia se estableció en Palma en los años 50, en la época dorada del cine. También el periódico daba una gran relevancia a la llegada de artistas a Mallorca. Crecimos con diferentes cines en las décadas siguientes. Luego nos adaptamos a los multicines. Los primeros en instalarse en Palma fueron los Chaplin, que marcaron una época. Nosotros participamos en aquella iniciativa con el ya fallecido Joan Olives. También nos aliamos en proyectos con la familia Salom.

—¿Hay crisis de espectadores a raíz de la competencia de las plataformas televisivas ?

—Obviamente, se nota. Pero hay público para todas las ofertas. La afluencia de los menores de treinta años a las de exhibición es enorme. Los jóvenes necesitan salir, relacionarse, estar unos con otros y comentar sus experiencias. El cine es un vehículo fantástico para hacerlo posible. La juventud cree en el cine cine. .

—¿Y respecto al público más adulto, cómo lo enfocan?

—Procuramos exhibir películas de su gusto. Tienen éxito las francesas, a menudo de indudable madurez. Pero siempre tenemos preferencia para los jóvenes. Además, son unos excelentes consumidores de refrescos y palomitas. Los mayores, no tanto. (Señala Joan).

—¿Influye la televisión?

—Es verdad que muchas películas ya están hechas para ser exhibidas luego en televisión. Hay más primeros planos y el montaje también es diferente. Pero nada iguala la emoción de una gran pantalla, un sonido perfecto y la intimidad de una sala. En casa suena el móvil, hay cháchara...no es lo mismo.

—¿Cual es su película favorita?

—’Cinema Paradiso’ porque le da todo el sentido a una obra cinematográfica. Te identifica con la pantalla (afirma Joan). ‘Ciudadano Kane’, tiene unos contrapicados espectaculares, increíbles. Es una película fundamental en la historia del cine, (dice Rafel).