Mallorca en 1893

La sociedad civil del XIX

Mallorca se modernizó a finales del siglo XIX, cuando irrumpieron movimientos asociativos y se potenciaron las infraestructuras

Sebastià Serra, profesor de Historia de la UIB | 01/05/2018

Valorar:
preload
Ilustración de Zaca que recrea la Plaza de Cort a finales del siglo XIX.

Ilustración de Zaca que recrea la Plaza de Cort a finales del siglo XIX.

01-05-2018 | Zaca

En los años noventa del siglo XIX se van consolidando importantes innovaciones en el conjunto de la sociedad. Si bien las reformas modernizadoras no se ejecutan con la celeridad que habría sido deseable.

A lo largo del año se celebran un conjunto de ferias, fiestas y mercados de carácter tradicional con amplia participación. Las ferias se dan fundamentalmente durante la primavera y el otoño. Destacan las de Sineu, Inca, Llucmajor, Manacor, Santa Maria, Palma, Sóller, Felanitx, Sencelles y Binissalem.

Las fiestas civiles y religiosas se celebran a lo largo del año. Por el número de poblaciones que las organizan destacan las de San Antonio y San Sebastián en enero; el Carnaval; las romerías en torno a la Pascua; San Juan, en junio; las fiestas de verano y el ciclo festivo de Navidad. Debemos recalcar la celebración del 31 de diciembre en Palma, en conmemoración del aniversario de la Conquista de Jaume I en 1229, tratándose de una de las fiestas civiles más tradicionales de Europa. De los mercados semanales destacan los lunes en Manacor y Porreres, martes en Montuïri, miércoles en Sineu, jueves en Inca, sábados en Palma y domingos en Felanitx.

Paseos y excursiones
El paseo y el excursionismo son practicados y divulgados. En todos los pueblos se conocen algunas rutas. Destacamos las que describe la Guía de Baleares de 1891 de Pere d’Alcàntara Penya, que fue redactor de la primera Redacción de La Última Hora en sa illeta de Cort.

El paseo en Palma más frecuentado es el del Born y la Rambla. En cuanto a baños de mar cabe destacar los de la Portella en Palma, con estructuras de madera. Son conocidos los baños termales de Sant Joan de la Font Santa, en Campos, que se abrían del 15 de mayo al 31 de junio.

Al describir la ciudad de Palma se indican los paseos, casinos, plaza de toros, circo reñidero de gallos y más espacios de recreo. También la existencia de Sociedad Económica, Montepíos, Caja de ahorros, Academia de Bellas Artes, de Ciencias, de Música-Ateneo, sociedades de Socorros Mutuos, Biblioteca Provincial, Escuelas de Bellas Artes y Normal… Correo diario con los pueblos y semanal con Menorca, Eivissa, Alacant, Valencia y Barcelona.

La población de Palma a finales del siglo XIX superaba los sesenta mil habitantes y representaba el 25% de la población total de Mallorca, que rebasaba los 250.000 habitantes. En una etapa de importante emigración entre 1887 y 1910, Palma crecía en parte por la llegada de población de la Part Forana.

En el conjunto del movimiento asociativo se dan aportaciones culturales y debates significativos, aunque los avances sociales se producen lentamente.

Las propuestas de reformas presentadas a la administración del Estado para evitar la emigración no habían tenido acogida.

Analfabetismo
Dado el fuerte analfabetismo y la falta de escuelas, surgen iniciativas desde el movimiento asociativo y entidades privadas, como las del Círculo de Obreros Católicos; la Institución Libre de Enseñanza de Pollença, a partir de Guillem Cifre de Colonya; las iniciativas de Pere d’Alcàntara Penya; la Escuela Mercantil, a partir de Alexandre Rosselló; las escuelas y bibliotecas de la Unión Obrera Balear, y los centros instructivos de la Federación local de Sociedades Obreras, desde 1893.

La Asociación Profesional del Magisterio de Baleares, fundada en 1873, publica la revista El Magisterio Balear, que da cuenta de propuestas innovadoras, entre ellas las del maestro y pedagogo Miguel Porcel Riera. La Iglesia católica sigue siendo muy importante en el ámbito educativo. La estadística de clérigos diocesanos en los años noventa llega a más de seiscientos. Se creaban nuevas órdenes religiosas y llegaban otras de fuera de la isla. Debemos destacar las órdenes religiosas femeninas con importantes aportaciones en el mundo de la educación y de la beneficiencia. El colegio para niñas de la Pureza, la Casa de Niñas Huérfanas, las Monjas de la Caridad, las Hermanitas de los Pobres, Hospicio de la Misericordia… son algunos ejemplos.

Sociedades prestigiosas
Debemos destacar dos leyes, la de asociaciones de 1887 y la del sufragio universal masculino de 1890. La importancia social de algunas asociaciones es indudable, como el elitista Círculo Mallorquín, Círculo Mercantil y la Cámara de Comercio. En cambio la Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del País se limita en los años noventa a realizar informes sobre el Derecho Foral.

Las Sociedades de Socorros Mutuos tienen gran importancia entre los sectores populares, alternando actividades de ocio, recreativas, educativas y de atención social. En Palma destacamos la Protectora, La Asistencia Palmesana, Unión Obrera Balear, S’Arrabal de Santa Catalina, El Centro, La Fraternal de es Molinar.

Ateneos
Destacamos dos ateneos: el Balear, formado por profesionales, y el Obrero Mallorquín. Desde el primero se generaron actividades culturales, debates y publicaciones como el libro de Eusebi Estada Sureda del año 1885, con el título La Ciudad de Palma. Su industria, sus fortificaciones, sus condiciones sanitarias y su ensanche, en el que proponía el derrumbe de las murallas y eliminar la normativa que impedía edificar hasta una distancia de 1.250 metros. El jefe de Obras Públicas de Baleares, que había sido el proyectista y organizador de los ferrocarriles y de la mejora de la red de carreteras, exponía la problemática de las murallas para el desarrollo industrial, para las condiciones higiénico-sanitarias y en la densidad de población.

Después de la negociación con la Administración del Estado, en 1895 se acordaba suprimir las llamadas zonas polémicas y el año 1902 se iniciaba el proceso para la demolición de las murallas.

Obreros y huelgas
Desde el Ateneo Obrero Mallorquín se impulsaba el asociacionismo obrero, se realizaba la primera celebración del Primero de Mayo y se impulsaba la huelga de panaderos de 1890, que acababa con el procesamiento de un grupo de trabajadores. Las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras de fábricas iban en aumento. Debido a divergencias ideológicas entre republicanos, socialistas y anarquistas, el Ateneo perderá fuerza.

Continuará sus actuaciones reivindicativas la Unión Obrera Balear. Se fundará la Federación Socialista en 1892 y se constituye la Federación Local de Sociedades Obreras de Palma en 1893. El republicanismo articula grupos locales con importante incidencia en los núcleos de población del exterior de las murallas y en algunos pueblos.

La incorporación de la mujer a la industria se da paulatinamente. Trabajo en las fábricas y trabajo manufacturero a domicilio son frecuentes en la producción de zapatos, textil y artesanía en general. El papel relevante de la mujer en el campo debe ser resaltada.

La legislación de protección del trabajo y de la maternidad no llegará hasta el siglo XX. En el terreno educativo se habían dado algunas iniciativas importantes como la fundación de la Escuela Normal de Maestras en 1872 y la puesta en marcha paulatina de escuelas básicas de niñas, muchas religiosas. Hay que resaltar el papel de la maestra de pueblo o barriada.

De las organizaciones políticas que no ostentan el poder, destaca el impulso del republicanismo federal, del socialismo y, a través de diversas publicaciones y asociaciones, del regionalismo.

La Mallorca cultural
Desde la perspectiva cultural, debemos señalar la Societat Arqueològica Luliana desde 1880 y que ha publicado el Butlletí desde 1885, de importancia para la historia y el patrimonio. Los objetivos de la asociación eran la reivindicación de Ramon Llull, la divulgación y protección del patrimonio monumental y la recogida de obras de arte para evitar la destrucción y la salida de Mallorca, siendo la base de un futuro museo. Debemos destacar que se había fundado la Caixa d’Estalvis i Mont de Pietat de les Balears en el año 1882, continuaba el Crèdit Balear desde 1870, se había fundado la Caixa de Pollença en 1880, además de otras entidades financieras.

Más infraestructuras
Son relevantes dos iniciativas empresariales en el terreno de los transportes. La Isleña Marítima, a partir de las iniciativas de ampliar las líneas marítimas con el continente europeo, y la constitución de la Asociación Mallorquina de Tranvías, con la adjudicación de la línea del centro de Palma a Portopí, vehículos de tracción animal hasta 1916. Ambas iniciativas eran de 1891.

Estaban planeados un conjunto de proyectos de infraestructuras ferroviarias aumentando las líneas ya iniciadas. Los vapores correo de Mallorca salían de Palma los domingos para Eivissa y Alacant, los lunes hacia Maó, martes hacia Barcelona, jueves hacia Valencia. Desde Alcúdia los sábados hacia Barcelona y los miércoles hacia Maó. Las frecuencias y la mejora de los transportes y los costes eran prioridades para fomentar las exportaciones, las importaciones y la llegada de viajeros.

La apertura de la sociedad a los nuevos tiempos era una realidad incipiente aunque faltaban importantes reformas sociales y políticas.