La bolsa japonesa ante una gran resistencia

| |

Valorar:
Visto 46 veces

En esta sección se reitera constantemente la necesidad de diversificar para tener éxito a largo plazo en bolsa.
No aparece en muchas de las carteras de los inversores particulares españoles, pero la bolsa japonesa es un activo que se debe tener muy en cuenta.

El rally que ha experimentado desde septiembre ha despertado más el apetito inversor. De hecho, desde ese nivel ha roto en muy poco tiempo resistencias (niveles que a la cotización le cuesta superar, pero cuando lo consigue despierta señales de compra) tan fuertes como los 20.000 puntos.

Actualmente se encuentra atacando otra: los máximos sobre los que retrocedió en los años 1997, 2000 y 2015 y que están situados en el entorno de los 20.900- 21.000.

Realmente se trata de un momento técnico muy delicado que puede provocar una acentuación de la tendencia alcista o bien un recorte.

En caso de recorte los siguientes niveles estarían en los mencionados 20.000, que supondrían un 5% de caída, en los 19.300, un 7% o en los 18.300, cuando las pérdidas alcanzarían el 13%.

Estos tres “escalones” ofrecen salidas, tanto a inversores a medio-largo plazo, ya que se trata de pérdidas relativamente asumibles.

En caso de superar la resistencia, el objetivo más cercano está en los 22.850-23.000 que ya ofrecería casi un 9% de rentabilidad. Los siguientes están en 28.900 (+19%) y 27.000 (+28%); como se puede ver todos ellos superan con creces el riesgo.

Un porcentaje del 5-10% en bolsa nipona es óptimo. En este sentido, quien no tenga actualmente inversión en bolsa nipona, quizás pueda esperar a ver cómo afronta este nivel. En cambio, quién ya tenga inversión realizada debería mantenerla mientras esté por encima de sus soportes.

La mejor forma de hacerlo es mediante buenos fondos de inversión ya que es imposible que un particular, por horario, medios y conocimientos, sea capaz de hacer una buena cartera de acciones.

La divisa es otro punto fundamental, a pesar de que el “riesgo yen” permite diversificar más la cartera, no parece buen momento para hacerlo y es más razonable utilizar fondos que lo cubran.