Un repaso a las principales divisas

| |

Valorar:
Visto 55 veces

Invertir en deuda, acciones, fondos o sicavs de países de fuera de la zona euro garantiza una diversificación más o menos óptima, así que el “riesgo divisa” debe ser muy tenido en cuenta:

El tipo de cambio euro/dólar es de los más utilizados, especialmente en los últimos años, cuando las bolsas norteamericanas se han triplicado y cuadriplicado (dependiendo del índice), tendencia que sigue inalterada al no producirse corrección alguna.

Para los inversores en dólares ha sido muy peligrosa la rotura del 1,15; aunque la resistencia de 1,20 ha funcionado bien la situación no es cómoda y una cobertura, al menos parcial, no es una mala idea. En todo caso, si se volviera al canal de 1,15-1,05 se podrían cerrar alguna protección con la esperanza de que el precio vuelva a la parte baja del canal.

El cambio con el yen también es importante, y las continuas roturas de resistencias del Nikkei pueden despertar más apetito inversor en el país nipón. En este caso, la cobertura parece necesaria: los ciclos en Japón y en Europa son muy distintos y una revalorización del euro parece lo más lógico, al menos hasta alcanzar los 140 euros por yen. Los más arriesgados podrían anularla si se perdieran los 127 yenes, algo que parece complicado.

En cuanto a la situación de la libra, el Bank of England sorprendió con una subida de tipos la semana pasada que, de momento, todavía no se ha traducido en una revalorización de su divisa. Actualmente se encuentra excesivamente penalizada y puede dar una oportunidad de compra (apoyada en la buena tendencia de su bolsa); eso sí, el hecho de moverse más por noticias acerca del brexit que por puramente macroeconómicas hace que los análisis sean más complejos y la volatilidad pueda ser alta.

Recordar, por último, que hay dos formas de poner en práctica esta protección tan necesaria: (i) la más simple es mediante fondos cubiertos o “hedged” que ya la incorporan, aunque también es posible (ii) operando en derivados de Forex (o mercado global de divisas), algo muy complejo y no recomendable para inversores sin muchos conocimientos.