Soportes de las bolsas europeas tras los ruidos

| |

Valorar:
Visto 52 veces

Mucho ruido han tenido que soportar las bolsas mundiales estos días, especialmente los provenientes de EEUU, como los aranceles de Donald Trump o los fallos de seguridad de Facebook, que provocaron la comparecencia de Mark Zuckerberg en una comisión del Congreso.

Esto ha supuesto, por una parte, el incremento de volatilidad (que como se ha comentado aquí en otras ocasiones suele conllevar unas subidas de bolsa) y, por otra, la pérdida de algunos soportes y la consolidación de otros.

En este aspecto, las bolsas europeas han corrido distinta suerte:

El IBEX 35 perdió en febrero el nivel de 9.800-10.000 puntos, rebotando antes de poner a prueba los 9.200. Actualmente está intentando recuperar este nivel y poner en su punto de mira los 10.600 primero y los 11.000-11.200 después. Si no lo consigue, tanto los 9.500 como los 9.300 (mínimo anual) pueden volver a servir de rebote.

El EuroStoxx perdía los 3.500 (era solo un 5% de sus máximos anuales), pero rebotó casi a la perfección en los 3.300, donde tendría su gran soporte. Su objetivo en caso de recuperar niveles serían los 3.600-3.650 primero y los 3.800 en un futuro no muy lejano.

El DAX alemán es de los que más ha sufrido (también era de los que más había subido anteriormente), pero ya vuelve a luchar por recuperar los 12.400; si lo hace, los 13.000 deberían ser su siguiente punto a conseguir. Por el contrario, los 11.800-11.650 deberían funcionar de suelo.

El MIB italiano es una excepción en lo que llevamos de año, ya que es de las pocas bolsas que está en positivo en 2017 (un 5% en el momento de escribir este artículo). Aunque también sufrió, lo hizo mucho menos que los otros, rebotando entorno a los 22.000 puntos y ya está muy cercano a sus máximos anuales (24.000). Si lo consiguiera, los 28.000 serían su objetivo, mientras que los soportes los encontraría en 20.000-21.500 y en los 20.500.

En caso de que los soportes comentados sigan funcionando y vista la volatilidad, valoraciones y exceso de liquidez, podríamos ver subidas fuertes y generalizadas en las bolsas europeas.