Meliá quiere una hotelería más responsable y sostenible

| |

Valorar:
Visto 75 veces
preload
Meliá Hotels International se ha certificado recientemente con la norma ISO 50.001, de gestión energética, que permite disminuir las emisiones de gases contaminantes con la implantación de medidas de mejora detectadas en la gestión energética de la organización.

Meliá Hotels International se ha certificado recientemente con la norma ISO 50.001, de gestión energética, que permite disminuir las emisiones de gases contaminantes con la implantación de medidas de mejora detectadas en la gestión energética de la organización.

09-04-2018 | Soni Martinez

Lourdes Ripoll es adjunta al consejero delegado y VP de Responsabilidad Corporativa de Meliá Hotels International. Una de sus responsabilidades es diseñar el posicionamiento en materia de Responsabilidad Corporativa e impulsar su integración en el negocio. Indica que “factores como el hecho de ser una empresa familiar, con una cultura muy definida y unos valores firmemente arraigados, contribuyen a avanzar en esta materia”.

Meliá ha evolucionado su modelo, desde una visión táctica centrada en la acción social, hacia una integración de los desafíos sociales y retos globales dentro de su propio modelo de negocio. Ripoll afirma que la Responsabilidad Corporativa “es una carrera de largo recorrido, que debe asegurar la contribución e impacto en el negocio, sin olvidar su entorno y las expectativas de los grupos de interés de la empresa”.

ÁMBITOS DE ACTUACIÓN. Meliá continúa con su compromiso de acción social y filantropía focalizada a nivel local, desde los propios hoteles, en todos los países donde se halla presente. Trabaja, en alianza con UNICEF, un posicionamiento en favor de la infancia y en la lucha contra la explotación sexual infantil e implementa una gama amplia de iniciativas que contribuyen a minimizar el impacto medioambiental.

Colaborar con aliados estratégicos de diferente naturaleza, ya sean entidades sociales, proveedores, fundaciones, clientes u otros actores, les permite enriquecer su posicionamiento y aunar esfuerzos ante retos comunes.

La compañía ha iniciado la implantación de una ambiciosa hoja de ruta de eliminación de plásticos de un solo uso en todo su portfolio hotelero. Este gran reto, exige la implicación de todas las áreas corporativas y hoteles en todo el mundo. Además, está impulsando el reciclaje de residuos de jabón, de la mano de la multinacional Diversey, socio de negocio desde hace más de 30 años.

Otro de los focos prioritarios en Responsabilidad Corporativa se centra en impulsar la empleabilidad de colectivos en riesgo, en una industria con alto potencial de generación de empleo. Meliá se ha unido a Obra Social La Caixa para ofrecer oportunidades de inserción laboral en 30 hoteles ubicados en España, consolidando un modelo de capacitación de talento joven iniciado conjuntamente con la Fundación Pinardi y que celebra este año su 5º aniversario.

Por otro lado, teniendo presente los retos y oportunidades que ofrece la digitalización en los entornos laborales, Meliá está colaborando y experimentando conjuntamente con la Fundación Accenture la utilización de la tecnología para el desarrollo de habilidades y competencias digitales.

Ripoll menciona la apuesta de Meliá por el desarrollo del talento. La compañía destaca por contar con grandes profesionales que se acercan a los entornos educativos y académicos para transmitir conocimiento, trabajar en proyectos, participar en investigaciones, impulsar retos o impartir docencia en universidades como la UIB y tantas otras a lo largo de la geografía española e internacional.

Otro de sus pilares es el desarrollo del talento interno de Meliá, para dotar a sus equipos de las mejores oportunidades para desarrollar una carrera profesional, en una compañía internacional, presente hoy en más de 40 países.

Finalmente, Ripoll puntualiza que “el desarrollo de un modelo de turismo sostenible y responsable no es un reto exclusivo de las empresas y requiere que los destinos también, en su conjunto, deban ser sostenibles, trabajando de la mano de las instituciones públicas. “El turista juega un papel esencial en este cambio y debe tomar conciencia por el respeto del entorno y de los usos y costumbres del país que visita”.