Natación de élite en la Colònia de Sant Jordi

|

Valorar:
Visto 1056 veces
preload
Nadadores profesionales entrenando en la piscina olímpica de la Colònia de Sant Jordi.

Nadadores profesionales entrenando en la piscina olímpica de la Colònia de Sant Jordi.

09-07-2018 | Aina Ginard

Matthew O’Connor (Reino Unido, 1971), nadador olímpico y copropietario de Best Swim Centre, comenta que el proyecto comenzó cuando él y su socio James Parrack (Reino Unido, 1967) terminaron la universidad. Al ser ambos nadadores olímpicos decidieron fundar una agencia de viajes especializada en traer equipos de natación y de triatlón a Mallorca para entrenar. A medida que iban creciendo se les complicaba cada vez más encontrar piscinas que pudiesen alquilar para los atletas que venían a Balears. Como solución a este problema surgió la idea de construir unas instalaciones deportivas propias para poder utilizarlas con los contactos y los clientes que tenían. Fue así como empezaron con el proyecto de Best Swim Centre en la Colònia de Sant Jordi.

Para financiar la inversión contaron con el apoyo de algunos de los padres de los atletas con los que trabajaban, y una vez que encontraron el terreno comenzaron la construcción en 2008.

Fue entonces cuando el desarrollo de las instalaciones se estancó por la crisis, los bancos no estaban interesados en otorgarles un préstamo para terminar el proyecto de una inversión total de 2,7 millones de euros. Matthew recuerda que las entidades financieras no querían darles el préstamo que necesitaban. “Nadie pensó que el negocio podía funcionar”, cuenta. A raíz de esto hablaron con ISBA, quienes avalaron el proyecto y así lograron conseguir el dinero que les hacía falta. “Esto nos dio la oportunidad de terminar con la piscina y empezar a operar”, afirma el copropietario. Best Swim Centre abrió sus puertas el 4 de julio de 2009, con una piscina olímpica de 50 metros de largo, 25 de ancho y 2 metros de profundidad, además de contar con gimnasio y con las oficinas administrativas de la compañía.

CRECIMIENTO. Durante los años siguientes la demanda fue creciendo y esto llevó a que decidieran adquirir un hotel para alojar a los equipos. El Blue Water Hotel, que se inaguró hace tres años, está situado a pocos minutos de Best Swim Centre y tiene capacidad para 70 personas. O’Connor cuenta que les era difícil alojar a los atletas durante la época de frío porque la mayoría de hoteles en la Colònia de Sant Jordi cierran durante los meses de invierno. “Cuando la piscina comenzó a operar solo había un hotel que abría desde febrero, ahora son cinco”, comenta Matthew. El nadador recalca que desde que Best Swim Centre se encuentra en la localidad, la empresa se ha convertido en la agencia de viajes que lleva más gente a la Colònia. Generan alrededor de 33.000 estancias al año, con un promedio de 120 personas al día. La agencia opera desde la primera semana de febrero hasta el 15 de noviembre.

El 85% de sus clientes son equipos profesionales de natación que entrenan en las instalaciones, aunque también reciben equipos de triatlón, de waterpolo y de natación sincronizada. La compañía organiza desde el transporte hasta los horarios de entrenamiento de cada equipo. En palabras del empresario: “Somos una agencia de viajes con una piscina y un hotel”.

El olímpico opina que Mallorca es el sitio indicado para practicar este tipo de deportes y actividades. Para cubrir las necesidades de los triatletas también trabajan con pistas de atletismo cercanas a sus instalaciones y con respecto a la parte de ciclismo el paisaje mallorquín es idóneo. A lo largo del año también organizan una variedad de actividades para los fanáticos del deporte, llevan a cabo una triatlón anual con una participación de 650 atletas y un campeonato de natación en aguas abiertas que se celebra durante una semana completa en mayo. Durante los meses de verano organizan un campamento para familias en el cual los niños reciben cursos y entrenamientos de natación mientras que los padres se relajan y disfrutan de las playas cercanas, unas vacaciones enfocadas a nadadores y deportistas. Para esta actividad reciben alrededor de 120 alumnos por semana durante 7 semanas.

Además, a lo largo del año, ofrecen tarifas con descuentos para los equipos y nadadores locales.

Matthew explica que las instalaciones no dan abasto, la piscina la reservan los equipos con un año de antelación. “Todo abril de 2019 ya está lleno y tenemos que decirles que no a muchos equipos por falta de capacidad”, cuenta O’Connor. Aun así los propietarios no creen que invertir en otra piscina sea viable porque los costos de mantenimiento son muy altos.

En Best Swim Centre son siete personas trabajando a tiempo completo, sin contar al personal del hotel, y durante el verano tienen un entrenador más para cubrir la demanda de temporada alta.

BEST CENTRE ACADEMY. Cuando se le pregunta sobre los proyectos de futuro, el nadador británico afirma que llevaban varios años con la idea de crear una academia para deportistas que quieran quedarse en la localidad a entrenar durante temporadas más largas. Este año han decidido dar el paso hacia adelante y abrir Best Centre Academy. Se han asociado con Loughborough College para ofrecer un programa de uno o dos años con la acreditación de diploma en Deporte. Esta universidad inglesa certificará tanto los estudios como el rendimiento deportivo de los alumnos. Los deportes que se podrán practicar en la academia a partir de septiembre serán la natación y el triatlón, oferta que expandirán en 2019 con el tenis y el fútbol.

El objetivo es que los jóvenes asistan a la academia para poder prepararse mejor en el ámbito deportivo, pero sin descuidar sus estudios. Tienen previsto comenzar a funcionar en septiembre de este año. “Queremos empezar con una academia pequeña, de más o menos doce alumnos, para así ofrecerles entrenamientos y educación personalizada”, concreta Matthew O’Connor.