La pequeña fiesta crece alentada por la Confraria de Sant Sebastià y Orgull Llonguet

| Palma |

Valorar:
Visto 656 veces
preload
El "chupinasso" se dio desde el balcón del bar España, en la calle Oms, con el discurso que da inicio a la fiesta.

El "chupinasso" se dio desde el balcón del bar España, en la calle Oms, con el discurso que da inicio a la fiesta.

19-01-2018 | Julián Aguirre

Un año más, y ya van seis, la Confraria de Sant Sebastià, presidida por Kika Coll, celebró ayer su particular Revetla del patrón de Palma. Una jornada que comenzó poco antes de las 12 de la mañana en el bar España (Antiguo Can Vinagre), en el carrer Oms, con la asistencia de cada vez más ciudadanos, cerveza en mano y dispuestos a disfrutar de un pasacalles y diversos actos. Hasta el momento del chupinazo, el personal del bar España invitaba al ya tradicional ‘xupitasso’ de anís del Mono.

Manifiesto reivindicativo
Tras sacar a la calle el estandarte y el brazo incorrupto del santo, portados por Llucia y Sebastià, respectivamente, desde el balcón de Can Vinagre se leyó un breve y reivindicativo manifiesto. «Habréis oído que el alcalde de Palma quiere utilizar las fiestas como reclamo turístico...» lo que rápidamente fue interrumpido con silbidos y abucheos. «...Y nosotros lo vamos a apoyar. Incluso ya estamos en tratos con Norma Duval para cambiar nuestra sede al Pueblo Español». Con una puesta en escena con guardianes del muro, al más puro estilo Juego de Tronos, se procedió al chupinazo con el consiguiente júbilo de los asistentes, la mayoría luciendo el pañuelo verde de la Confraria de Sant Sebastià, aunque también se vieron algunos azules de la cofradía Galáctica y amarillos de Orgull Llonguet.

Revetla de Sant Sebastià de Orgull Llonguet

El pasacalles, encabezado por la imagen de Sant Sebastià llegó hasta el bar Molta Barra, donde se celebró una comida para 250 personas. «Hace meses que se llenó el cupo», nos confesaba un empleado. El menú estuvo compuesto por albóndigas, lentejas y de postre bombón mallorquín, algo de agua y mucho vino. El grupo Los Burruños amenizó la sobremesa antes de retomar el pasacalles con la banda Xaranga Final Feliz.

Entre trombones y trompetas, un Sant Sebastià viviente se alzó entre la multitud, y después del encuentro con el Sant Rescat en el bar Flexas, se retomó la marcha hasta el bar España, donde Mateu de Ca’n Vinagre se encargó de dar el pregón: «Llevamos ya muchos años encendiendo foguerons y haciendo torrades, y que siga así muchos años más. Este año quiero tolerancia, y que todos disfrutemos de la fiesta», a lo que la gente respondió vitoreando su nombre y cantando La Balanguera. En torno a la medianoche Orgull Llonguet inició su revetla en el Bar Bellver.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Berbenator
Hace un mes

Doiots per justificar beure i fer es bambol.

Valoración:2menosmas

En Tomeu nostro
Hace un mes

Molts original lo d'es chupinazo...

Valoración:4menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1