Detenido el hombre armado atrincherado con su expareja en Requena

| Requena |

Valorar:
Visto 336 veces

Un agente de la Guardia Civil vestido de médico ha entrado en la vivienda y detenido a primera hora de la tarde de este miércoles al hombre que se había saltado la orden de alejamiento sobre su expareja y atrincherado, armado, en la vivienda de Requena (Valencia) donde reside la mujer, que ha quedado liberada e ilesa.

Según el jefe de la Policía Local de Requena, José Ramón García, el dispositivo policial para reducir al sospechoso se ha activado cuando, sobre las 10 de esta mañana, una vecina de la calle de la Vendimia, donde han sucedido los hechos, ha avisado a las autoridades de que un hombre estaba «amenazando a una mujer».

Esta vecina ha escuchado «gritos» y «amenazas de muerte» del supuesto agresor, de unos treinta años y nacionalidad española, hacia su expareja, una chica también española y de unos treinta años, vecina de Requena, con la que, según fuentes municipales, no tenía hijos y que le había denunciado por malos tratos.

Al lugar de los hechos, en el número 14 de la calle de la Vendimia, en el centro de la población, se han desplazado agentes de la Policía Local y la Guardia Civil, que, tras comprobar que el hombre se había atrincherado con su exnovia, han reclamado la presencia del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil.

Poco después, se ha desplegado un dispositivo compuesto por más de una decena de agentes, que han acordonado el entorno del domicilio, en cuyas proximidades se han agolpado curiosos e incluso familiares de la chica, y han iniciado una negociación con el hombre, según han indicado fuentes de la investigación.

Al parecer, el hombre llevaba implantada una pulsera telemática que controla a supuestos agresores y avisa a las víctimas, aunque antes de acudir a casa de su excompañera había logrado quitarse el aparato.

Durante la negociación se han vivido momentos de tensión, dado que por la mañana varios vecinos habían visto a través del balcón al sospechoso en el interior de la vivienda «con un cuchillo y amenazando a la mujer» y no sabían «qué podía pasar», según han relatado.

Finalmente, alrededor de las 14.00 horas, un agente de la Guardia Civil vestido de médico ha entrado en el domicilio y ha logrado detener al hombre, en una acción en la que no ha habido disparos y que ha permitido liberar ilesa a la mujer.

El supuesto agresor permanece a estas horas en los calabozos de la Guardia Civil de Requena, a la espera de la práctica de las diferentes diligencias policiales y judiciales, según ha manifestado el alcalde de Requena, Mario Sánchez.

Sánchez ha explicado que el Ayuntamiento ha puesto a disposición de la víctima, que «está bien físicamente», todos los medios para que sea atendida en todas sus necesidades.

Según ha celebrado, «todo ha acabado finalmente bien» en el caso de esta vecina de Requena, un municipio que «condena todo tipo de violencia machista en cada uno de sus plenos», y ha aplaudido el «excelente» trabajo desarrollado por Policía Local y Guardia Civil.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

rafael
Hace 10 meses

Pues ahora si lo envían a la cárcel que llore y suplique que lo suelten lo mismo que hacen casi todas las maltratadas, me importa un bledo si se pubica o no mi comentario por considerarse inapropiado pero es la pura verdad, es lo que pienso y lo estamos viendo cada día, otra cosa muy distinta es que se mire para otro lado y sea más cómodo y políticamente correcto ver a los hombres en exclusiva como los monstruos asesinos contra el sexo débil que son las mujeres. La mayoría de mujeres maltratadas son las primeras en saltarse las órdenes de alejamiento que imponen a sus parejas; en caliente les denuncian y después se arrepienten y quieren retirar la denuncia y la orden, debería también investigarse esto e imponerles también sanciones porque muchas veces también esto es culpa de ellas por no querer desvincularse de sus agresores, juegan con fuego porque les gusta y ninguna ley puede solventar los problemas personales de la gente ni muchos menos mediar entre parejas.

Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1