Baloncesto LEB

El Drac Inca ensaya y redescubre a Ramón Bordas

El grupo de Oliete agrada en Alaior y se anota un cómodo triunfo

Valorar:
Nunca vista
71 OPEL JOVENT: Barbosa (7), Alegre (19), Martorell (16), Supervía (3), Joan Camps (0) "cinco inicial", Cuevas (8), Dani Sintes (0), Piedra (6), Carreras (3) y Simón Gomila (9).
Convirtieron 22 de 43 en tiros de 2 puntos. 5 de 19 en tiros de 3 puntos. 12 de 17 en tiros libres. 17 rebotes. Cometieron 17 faltas personales.
107 DRAC INCA: Navalón (12), Richardson (8), Carrasco (4), Willy Villar (15), Stuckey (20) "cinco inicial", Dan Comas (0), Puyada (2), Montañana (15), Bordas (16), Medina (2) y Alzamora (13).
Convirtieron 38 de 46 en tiros de 2 puntos. 7 de 11 en tiros de 3 puntos. 10 de 17 en tiros libres. 31 rebotes. Cometieron 23 faltas personales.
Àrbitros: Jaime Cardona y Paco Plaza, sin problemas. Excluyeron por cinco faltas personales a Tomás Carreras (Opel Jovent).

Albert Orfila X MENORCA
Los cambios de papeles no suelen ser fáciles, incluso muchas veces resultan traumáticos. No puede ser fácil para nadie pasar a multiplicar "o dividir" su protagonismo por cinco. No obstante, en el caso de Ramón Bordas, el trayecto parece haber sido fácil. Acostumbrado a vivir en Lleida de trabajos muy específicos, Oliete parece haberlo redescubierto para el Inca. Bordas se mostró en Alaior como un jugador enorme y con repertorio. Si su capacidad para apretar los dientes en el juego sin balón estaba fuera de toda duda, el catalán quiso dejar claro que su relevancia en el dibujo puede resultar enorme en los partidos de Liga.

Tiene asumido como pocos el concepto de equipo, pero defendió, anotó (7 de 7 en tiros de 2 puntos) y asistió. Su incompatiblidad con Navalón, otro de los exponentes de la nueva filosofía, es una estupidez supina. De hecho, el primer ensayo después de Alicante, proyectó al Drac Inca como un conjunto trabajado y que tiene un plan. Topó con un Opel Jovent con su armamento sensiblemente dañado "Antón Soler no jugó", pero mostró cosas interesantes.

Oliete quiso probar muchas cosas. Alternó defensas y dió 23 minutos al joven Carrasco. Stuckey se va pareciendo a Stuckey y Villar a Villar lo que es un buen síntoma para el buen funcionamiento del equipo en visperas del inicio liguero dentro de quince días, donde no servirán ya más pruebas y el equipo debe dar la justa medida de sus posibilidades en esta nueva andadura por la Liga LEB.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.