Baloncesto/Copa del Rey

El Pamesa apea a un Barcelona sin brújula

Los azulgranas caen en el primer asalto siete años después y Llompart reivindica un papel protagonista

Valorar:
Nunca vista
F.C. BARCELONA 76
PAMESA VALENCIA 83

F.C. BARCELONA (21+17+17+21):Ilievski (2), De la Fuente (4), Bodiroga (10), Fucka (6), Zizic (13) -cinco inicial-, Navarro (26), Davis (7) y Grimau (9).

PAMESA VALENCIA (20+24+18+21):Rakocevic (23), Llompart (8), Yebra (11), Oberto (20), Tomasevic (4) -cinco inicial-, Montecchia (5), Julian (6), Luengo (2) y Kammerichs (4).

Arbitros:Sancha, De la Maza y Murgui. Excluyeron por personales a Zizic (m.40).

Jorge Muñoa|ZARAGOZA

El Pamesa Valencia disputará una de las dos semifinales, con el Unicaja como rival, con el mérito añadido de haber dejado fuera del torneo al equipo que más títulos de Copa ha ganado con la ACB, el Barcelona, que no caía eliminado en la primera ronda desde la edición de Valladolid'98, hace siete años. El arranque del Pamesa cogió a contrapié al cuadro dirigido por Joan Montes y el final también. No habían transcurrido ni cinco minutos y el banquillo azulgrana ya estaba solicitando el primer tiempo muerto de la tarde para frenar a un rival lanzado, inspirado y contundente (8-16). Las incorporaciones de Navarro y de Davis cambiaron la dinámica hasta igualar el choque al término del primer cuarto, que terminó con un punto de ventaja para el Barcelona después de un parcial de 13-4. La eliminatoria volvía a empezar, pero con una fase menos. El primer triple de Yebra forzó el tiempo muerto de Montes. Nada más reanudarse el juego, en la primera posesión, el alero leonés repitió desde los 6,25 metros y marcó la senda que el Pamesa siguió para establecer la máxima diferencia del partido (30-42).

Aún así, con una buena defensa y un ataque variado, el Barcelona seguía vivo al descanso (38-44). No jugaba su mejor baloncesto, pero tampoco daba el brazo a torcer. Por otra parte, el serbio Dejan Tomasevic, una de las claves del Pamesa porque podía darle la supremacía interior absoluta junto a Oberto, tenía demasiado trabajo con el croata Andrija Zizic y cedió protagonismo ofensivo, quizá demasiado. Por si fuera poco, Rakocevic empezó a acercarse a sus números habituales poco a poco, así que el Barcelona dejó marchar un cuarto más, y ya iban tres, sin entrar en márgenes que le dieran tranquilidad. No permitía una escapada definitiva del Pamesa, aunque tampoco podía serenarse y cada vez se le notaba más inquieto (55-62).

Por fin, la constancia de Navarro y la fe en sí mismo puso al bloque azulgrana en situación de luchar por las semifinales (66-65 m.36). Con el italo-esloveno Gregor Fucka en el centro de la zona podía respirar de nuevo pero, la clave era Navarro, que le ganaba la partida anotadora a Rakocevic. La indefinición se apoderó del partido durante una racha corta que a los dos equipos les pareció eterna, sobre todo al Barcelona. Los balones decisivos, los que dan y quitan la moral, eran escupidos por el aro valenciano, más que nada porque la pareja Tomasevic-Oberto y el buen tono defensivo general del Pamesa reabrieron la brecha (69-76) sin tiempo para otra reacción.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.