Hevia presenta en Pollença su tercer y último disco, «Étnico ma non troppo»

El gaitero asturiano actúa mañana en el Claustro de Santo Domingo

|

Valorar:
Nunca vista

Después de habitar en «Tierra de nadie» y viajar «Al otro lado», José Àngel Hevia estará mañana en el Claustro de Santo Domingo de Pollença con su último trabajo discográfico, «Étnico ma non troppo», para unirse al homenaje que este municipio rinde al xeremier Miguel Àngel Navarro Torrandell, «Xeremier Orat», desaparecido recientemente. El asturiano mostrará en este escenario la alquimia de su música, miscelánea de aires tradicionales y rítmica electrónica. Como inventor de la gaita midi multitímbrica, su evolución natural hacia las sonoridades del siglo XXI se traduce, en sus temas, «en una gran diversidad de elementos melódicos y voces, algunas de ellas ambientales». Reconoce que esta circunstancia puede hacer pensar, tras la escucha de sus discos, en la dificultad de su traslado al directo, algo que logra con «fidelidad» gracias «al trabajo de cinco músicos y a la programación por ordenador». Esta herramienta es para Hevia la base de su proceso creativo, puesto que le ofrece «la oportunidad de sumar muchos más detalles».

Al respecto, el autor quiere dejar claro, adhiriéndose a un talante desmitificador, que «la música electrónica es la más artesana de todas, no en vano se basa en una labor de corte y confección infinita que requiere muchas horas». En la actualidad, el gaitero español más internacional se encuentra trabajando en el que será su cuarto álbum. Al respecto, acepta haber iniciado un nuevo camino que se separa del cancionero tradicional para adentrarse mayoritariamente en la composición propia. En este sentido, afirma que continúa «electrificando aún más el sonido de la gaita para encontrar el verdadero significado de este instrumento». Espera que este trabajo salga al mercado en septiembre y de él sólo adelanta que es «un paso más allá».

Como activista contra la piratería, Hevia considera que «estamos en un país de difícil lucha contra esta realidad, son más de quinientos años de picaresca» y cree que la solución debe sustentarse en varias vías: «la educación de la sociedad, la criminalización de la venta callejera y la creación de una legislación adecuada para su consumo en la Red».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.