Belleza natural kilómetro cero

| |

Valorar:
Visto 377 veces
preload
Los fundadores y creadores María Rodríguez, Paula Roig y Alejandro Sándigo sostienen los productos de Hammame y Sabiem.

Los fundadores y creadores María Rodríguez, Paula Roig y Alejandro Sándigo sostienen los productos de Hammame y Sabiem.

11-05-2014

Lo que comenzó como una actividad para unas prácticas en la UIB se ha transformado seis años después en una empresa orientada al lujo y con grandes planes de expansión. Hammame es el proyecto nacido en la UIB de tres socios, María Rodríguez, Paula Roig y Alejandro Sándigo. Se dedican a la dermocosmética y elaboran productos 100% naturales.

La idea inicial fue de la bióloga María Rodríguez, que tenía que dar clases prácticas de fórmulas magistrales básicas para técnicos de farmacia. Después de preparar una crema facial pensó que sería ideal comercializarla junto con dos amigos de la universidad, y ahí empezó todo. Desde entonces llevan tres años de proyecto y tres años más con la sociedad constituida, Synergy Map SL.
Su primer producto fue Hammame, una marca alta cosmética 100% natural. Su peculiaridad es que tiene parte de neurocosmética, que reduce el nivel de estrés y está científicamente probado. Esta gama consta de cuatro productos: crema de día, crema de noche, contorno de ojos y tónico.

“Hammame reduce los pasos de cuidado facial y aporta a la piel los nutrientes necesarios, y nos gusta remarcar la función antiestrés porque no conocemos ninguna otra marca que lo pueda reivindicar. Nuestra crema además reduce las arrugas y regula el sebo, y no tiene efectos tóxicos porque es totalmente natural”, indica Sándigo, director comercial.

¿Y cómo es posible que tenga tantas funciones un solo artículo? “Las cremas funcionan según los principios activos. Nosotros hacemos un producto que provoca más de un efecto porque lleva muchos principios activos”, explica María, que es quien diseña los productos en el laboratorio. Hammame está pensado para utilizar “como un ritual, un acto de amor hacia uno mismo”.

Estos emprendedores remarcan una y otra vez que se trata de un producto natural. “No nos gustan los productos purificados, por este motivo utilizamos ingredientes con más de un principio activo: aceites vegetales vírgenes como el argán o el de jojoba, la mayoría ecológicos y de proveedores europeos; aceites esenciales, extractos glicerinados, sal de borato y emulsionadores como ceras, mantecas como la de karité, el germen de trigo o la manteca de mango y glicerina vegetal. “La fórmula y la cantidad de principio activo de cada ingrediente y el procedimiento es lo que hace que sea tan único”, indica Paula Roig.

Los tres años de vida de esta empresa han sido muy intensos: el primero para poner toda la producción en marcha, el segundo, 2014, para estudiar los canales de mercado y el tercer año ya han conseguido vender online en Perfume’s Club.

BEAUTIM, EN FARMACIAS. Enseguida sacaron una nueva gama de productos al mercado, Beautim, pensado para vender exclusivamente en farmacias. A finales de julio del pasado año la pusieron en el mercado en algunas oficinas de farmacia específicas para evaluar el impacto, y en noviembre de 2014 lanzaron la salida definitiva al mercado. Esta marca es hipoalergénica y consta de un aftersun, una loción corporal, una crema antiarrugas y una crema hidratante.

“Introducir una marca en el mercado es complicado y un proceso muy lento, en el que hay que invertir mucho tiempo”, explican. “Para introducir el producto tenemos que ir farmacia por farmacia, nos hemos citado con la Cooperativa d’Apotecaris, y no es fácil, pero sí que es un mundo serio, donde hay que pasar unos filtros. La mayoría de farmacias y centros de estética que nos reciben nos dicen que sí; lo complicado es tener una cita”, afirman.

SABIEM, LA NOVEDAD. Desbordan ilusión al contar el lanzamiento de su tercera línea de productos, Sabiem, pensada para herboristerías y centros de estética. Esta línea tiene también una loción corporal, una crema antiarrugas y una crema hidratante. En estos momentos acaban de salir al mercado después de analizar el impacto en la demanda que han tenido.

En 2015 producían unas 400 unidades de cada producto y de cara a 2016 tienen previsto elevar esta cifra a las 1.000 unidades, “una estimación a la baja”. No les faltan proyectos de futuro: lo más inmediato será una línea de maquillaje natural “porque nos lo piden muchísimo”, pero tampoco descartan iniciarse en la perfumería de alta gama.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.