Icono crea y diseña las aulas del futuro

| |

Valorar:
Visto 39 veces
preload
De izquierda a derecha, Pere Pons, Víctor de Haro, Santi Gomila, Rafel Grandio, Felip Janer, Sergi Mestres, Julio Alonso y Daniel Barnsby.

De izquierda a derecha, Pere Pons, Víctor de Haro, Santi Gomila, Rafel Grandio, Felip Janer, Sergi Mestres, Julio Alonso y Daniel Barnsby.

04-06-2018

La tecnología está transformando las aulas tradicionales y va a cambiar por completo la manera de enseñar y de aprender. Las pizarras de tiza y los libros están dejando paso a laptops, tabletas y pizarras interactivas que revolucionan los modelos de aprendizaje que hasta ahora conocíamos. Robótica, impresoras 3D y ordenadores están dando paso a unas clases en las que los alumnos aprenden de manera distinta y a velocidades asimétricas, en las que el profesor se convierte en un guía. Toda esta revolución educativa la están viviendo intensamente desde la empresa menorquina Icono, que lleva desde 2009 dando servicio a centros educativos de toda Balears y a algunos de la Península.

Es un equipo de catorce personas entre ingenieros informáticos, pedagogos y diseñadores de contenidos que trabajan para marcas como Samsung, ACER o Google. Con sede en Alaior y desde hace dos años también en el Parc Bit de Mallorca, tienen el privilegio de ser una de las 1.500 empresas en todo el mundo acreditadas por la compañía de Palo Alto para poder ofrecer esta formación.

LA TIENDA. Soluciones Informáticas Icono nació en 2002 como proveedor de hardware. Fundada por Bernat Pons, abrió un establecimiento en Alaior dedicado a la venta de ordenadores e impresoras, con la inclusión de un servicio técnico en la propia tienda para poder llevar a cabo todo tipo de reparaciones.

El actual gerente, Pere Pons, entró a trabajar en Navidades, recién terminada su carrera de Ingeniería Informática. “Tenemos que situarnos dieciséis años atrás, cuando no existía ni Amazon ni el comercio electrónico. Se hablaba de Windows y de poca cosa más”, afirma Pons. Al ser una típica tienda de barrio, su idea era poder dar servicio a particulares, pero también al tejido empresarial de Menorca. Venta e instalación de equipos que tenían que trabajar en red, conectados a módems y todo lo que una pyme pudiera necesitar. Estas dos fueron las líneas de negocio con las que Icono empezó a caminar y que les llevó a ampliar plantilla de manera progresiva para dar respuesta al crecimiento que iban experimentando.

En 2005 eran seis personas trabajando entre la tienda y el taller, expandiéndose más allá de Alaior y llegando a otras poblaciones vecinas de la isla. Fue precisamente la crisis empresarial de 2009 la que les hizo fijarse en el nicho de mercado de los centros educativos, a los que se dirigieron para ofrecerles un mantenimiento de los equipos que tenían instalados para darles apoyo. “Al contactar con los coordinadores TIC, nos dimos cuenta de que les faltaba alguien que pudiera facilitar las cosas tanto a nivel de hardware como de software, de instalaciones y de mantenimiento. El mundo educativo estaba accediendo poco a poco al mundo tecnológico y necesitaban alguien que les pudiera acompañar en toda esta transición”, afirma Pere Pons.

Los dos primeros clientes fueron el CEIP de Sant Lluís y Sa Graduada de Maó y a partir de entonces, se fue corriendo la voz de un centro a otro hasta convertirse en empresa proveedora de todos los centros de Menorca.

En paralelo, desde Icono empezaron a formarse de manera especializada para poder dar respuesta a las demandas de una comunidad educativa que, sin saberlo, estaba a punto de experimentar una revolución tecnológica. “La asistencia a ferias de referencia como Bett Show en Londres o SIMO en Madrid nos hacía descubrir las tendencias del mercado e iniciar contactos con distintos proveedores”, afirma Pere Pons. “Icono pasó a dar respuesta a la necesidad de un modelo educativo que estaba cambiando y que requería de un apoyo tecnológico”, detalla el gerente.

NUEVA DELEGACIÓN. Hace más de dos años decidieron abrir una segunda oficina en el Parc Bit de Mallorca y se apoyaron en el equipo de Mateu Ribas, después que les empezasen a contactar también centros escolares mallorquines. La irrupción de las aulas interactivas permitían desarrollar nuevos métodos de enseñanza, estimulando la participación y facilitando el aprendizaje. “Con las pizarras interactivas hemos sustituido a las tradicionales, para aportar un mayor dinamismo, colaboración y comprensión a los alumnos, además de monitores interactivos y la combinación del uso de otros dispositivos como ChroomeBooks junto con los diferentes tipos de software, muy orientados a la educación”, detalla Pons.

Pero no tan solo significaba convertirse en proveedores de empresas que han apostado por la educación como Samsung o ACER, sino que podían empezar a diseñar contenidos para los centros y crear herramientas digitales. Por ello incorporaron en la empresa al pedagogo Toni Roig o la diseñadora de contenidos pedagógicos Susana Salort, entre otras personas que contribuían a dar consistencia a este servicio.

“La tecnologia está impulsando la transformación educativa. Muchos de los educadores de nuestro país están inmersos en un proceso de cambio donde las metodologías, técnicas didácticas y herramientas que se aplican en el diseño, desarrollo y evaluación de las experiencias de aprendizaje, tienen base TIC”, detalla Pere Pons. Hace pocos días organizaron un tour junto con Google por las Islas y precisamente, el pasado 14 de mayo, hicieron una presentación a todos los centros de Menorca en el Instituto Maria Àngels Cardona de Ciutadella. “Vino el máximo responsable de Google en España. Al día siguiente fuimos a Palma al centro La Purísima junto todos los centros asociados a CECE”, añade Pons.

“La filosofía de las aulas magistrales ha cambiado. Metodologías como clase invertida o flipped classroom, aprendizaje basado en proyectos, aprendizaje cooperativo o gamificación están cambiando los entornos educativos en todo el mundo e impulsando mejores resultados académicos de los alumnos”, comenta Pons. El profesor ya no se sitúa al frente y los alumnos sentados uno detrás del otro, sino que interactúan en pequeños grupos a través de herramientas colaborativas.

“Muchos centros ya aplican estos métodos y en una misma aula, mientras unos diseñan un dron, los otros alumnos imprimen en 3D las piezas y lo acaban montando, porque lo que se pretende es potenciar nuevas maneras de adquirir conocimientos que ya no pasan por memorizar sino por adquirir habilidades”, detalla Pere Pons.

Actualmente, el 60 por ciento de los clientes de Icono son centros educativos de Balears y la Península, mientras que el 40% restante son empresas a las que siguen dando servicio y particulares, que todavía atienden desde la tienda abierta en Alaior. Aunque estén volcados en el mundo educativo y empiecen a ser respetados (este mes de abril fueron invitados junto a dos empresas españolas también seleccionadas para participar en un encuentro internacional de referencia en Lisboa junto con altos cargos de Google y Microsoft) no quieren renunciar a sus orígenes y sigue manteniendo la actividad con la que nacieron en Alaior.