Octubre, el mes de las bicicletas en Menorca

| |

Valorar:
Visto 20 veces
preload
La Volta a Menorca en BTT es un acontecimiento festivo que recorre la Menorca interior y de costa.

La Volta a Menorca en BTT es un acontecimiento festivo que recorre la Menorca interior y de costa.

15-10-2017 | NOLO

Si existe un momento clave en Menorca para la promoción del deporte de las dos ruedas es sin duda el mes de octubre, con la celebración de la Volta Menorca BTT y la Volta Cicloturista Internacional. Dos citas imprescindibles y consecutivas en el calendario de otoño que se convierten cada año en un gran escaparate turístico de naturaleza y paisaje, consiguiendo atraer a casi un millar de aficionados.

Ambos eventos han conseguido no solo consolidarse desde hace prácticamente dos décadas, sino también sobresalir hacia el exterior, proyectando una imagen fidedigna de que la isla está hecha también para descubrirla y recorrerla en bicicleta.

LA CITA INTERNACIONAL. Creada en el año 2000 de la mano de la Asociación Cicloturista de Menorca, pero sobre todo gracias al liderazgo de quien fue presidente de la Federación Balear de Ciclismo, el empresario Arturo Sintes, la Volta Cicloturista Internacional consigue congregar anualmente a centenares de aficionados nacionales y del continente europeo que se desplazan hasta Menorca para recorrer durante tres días la isla por carretera. Además, se convierte cada año en una pasarela de lujo por la que circulan nombres ilustres del ciclismo mundial gracias a las excelentes relaciones de amistad que ha cosechado Sintes como gran embajador del ciclismo menorquín.

En la primera edición del evento ya se superaron los 150 cicloturistas, venidos la mayoría desde Inglaterra, y la cifra ha crecido paulatinamente, hasta llegar a los 350 inscritos en la pasada edición. “Diseñamos cada año un circuito distinto que combina etapas que se mueven entre los 50 y los 100 kilómetros, pero también recorridos turísticos para descubrir rincones de la isla. Al acabar la prueba ya nos dicen que los apuntemos para la próxima”, explica Arturo Sintes.

El cartel de la edición 2018, dedicado al papel activo de la mujer en el ciclismo actual y que discurrirá los días 19, 20 y 21 de octubre, contará este año con la mallorquina Mavi García, de plena actualidad tras su incorporación al Movistar Team, el único equipo femenino español profesional, adscrito a la UCI Women’s Team; la histórica Dori Ruano, participante en los Juegos Olímpicos de Barcelona, Sydney y Atenas, o Marta Vilajosana, una de las pocas ciclistas españolas que ha conseguido una etapa del Giro de Italia, entre otros nombres destacados. El presupuesto organizativo supera los 30.000 euros entre logística, cronometrajes, avituallamientos o coberturas. Cuenta con el patrocinio de la Fundació Foment del Turisme de Menorca.

LA FIESTA DE LA BTT. Pensada para disfrutar de la Menorca más natural con el Camí de Cavalls como escenario de fondo, la Vuelta a Menorca en BTT es un evento sin cronómetros ni podios, diseñado como una gran fiesta de las dos ruedas que organiza la Peña Ciclista de Ciutadella con gran ilusión. La Vuelta acostumbra a celebrarse aprovechando el puente de la festividad del Pilar y el formato de recorrido se divide en tres etapas que cada año cambian y que tienen su punto de origen y destino final en tres poblaciones distintas.

Desde la primera edición ha tenido un gran éxito de convocatoria que ha obligado a la organización a limitar a 500 los participantes para evitar colas y ganar agilidad en los cruces, aunque la filosofía de los organizadores tampoco ha sido crecer más. “La edición de este año tendrá un recorrido de 185 kilómetros y permitirá disfrutar a la vez de la Menorca de interior y la de costa”, explica Macià Coll, miembro de la organización.

“El 60% de los participantes vendrán de fuera, sobre todo de Balears, aunque tenemos también gente de la Península y Europa”, añade Coll. Además de la colaboración institucional, la Vuelta a Menorca en BTT cuenta con un centenar de personas que ayudan en la preparación y los avituallamientos, generando un ambiente amigable de acogida desde el primer momento. Su presupuesto ronda los 60.000 euros.