Al menos 29 muertos en dos atentados contra un hospital y un cuartel iraquíes

Los secuestradores de la periodista italiana afirman que la liberarán en los próximos días

| Bagdad |

Valorar:
Nunca vista

Al menos 29 personas murieron ayer por dos atentados suicidas y varios ataques en otra jornada sangrienta durante la que los captores de la periodista italiana Giuliana Sgrena anunciaron que la suerte de la rehén, secuestrada desde el pasado viernes, «se conocerá pronto y será liberada en los próximos días».

La nueva espiral de violencia coincidió con la divulgación de más datos parciales de las elecciones del 30 de enero, que confirman la hegemonía de los chiíes y el fuerte respaldo que logró la coalición kurda pero también las dificultades que impidieron el voto en las zonas suníes, donde la afluencia fue mínima.

Según fuentes policiales, doce policías que hacían cola para cobrar su salario resultaron muertos al hacer estallar un suicida la carga explosiva que llevaba adosada a su cuerpo en la cercanías del hospital Al Yamhuriya de Mosul, en el norte de Irak.

A la relación mortal en esa ciudad se sumaron tres civiles que fallecieron en un ataque con morteros contra una comisaría.

Catorce personas perdieron la vida en el segundo atentado suicida, al estallar un coche bomba en las proximidades de la Comisaría General de Policía de Baquba, en el triángulo suní y uno de los bastiones de la insurgencia.

La mayoría de las víctimas fueron también en esta ocasión agentes de Policía y miembros de la Guardia Nacional que hacían el relevo en el momento de la explosión.

Al poco de los dos atentados suicidas, la Organización de Al-Qaeda en Mesopotamia del terrorista jordano Abu Musab al-Zarqaui se responsabilizó de ambos en sendos mensajes por Internet.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.